NoticiasMarítimo

La industria marítima muestra su preocupación por el bloqueo de Italia al buque ‘Aquarius’

El Vigía

12 junio, 2018

Los buques mercantes han rescatado en el Mediterráneo a más de 50.000 personas en los últimos tres años

La Cámara Naviera Internacional (ICS, por sus siglas en inglés) ha emitido un comunicado para mostrar su “profunda preocupación por la aparente nueva política del Gobierno italiano de cerrar sus puertos a los migrantes rescatados por buques operados por ONG humanitarias”. “La negativa de Italia a permitir el desembarco de personas rescatadas podría tener graves consecuencias para la seguridad y el bienestar de estas personas afligidas, incluidos los niños y las mujeres embarazadas”, lamenta la organización.

Desde la ICS señalan que el bloqueo al desembarco de los migrantes “tendría implicaciones importantes para los buques mercantes y el movimiento del comercio en todo el Mediterráneo, ya que los buques mercantes deberían volver a participar en un mayor número de rescates”.

La organización señala en el comunicado su compromiso por cumplir sus obligaciones en virtud de la Organización de la Organización Marítima Internacional de las Naciones Unidas “para ayudar a cualquier persona en peligro en el mar”. “Desde que la crisis migratoria en el Mediterráneo se intensificó hace tres años, más de 50.000 personas ya han sido rescatadas por buques mercantes, y muchos más fueron rescatados por buques militares y barcos operados por ONG humanitarias”, explica la ICS.

La valoración de esta organización es que “la crisis en el Mediterráneo aún está lejos de terminar, con miles de inmigrantes que aún intentan cruzar el peligroso mar en embarcaciones sobrepobladas”.

El Secretario General de ICS, Peter Hinchliffe, asegura que “la principal preocupación de los armadores es humanitaria. En aras de proteger la seguridad de la vida en el mar, ICS hace un llamamiento a todos los Estados miembros de la UE para abordar urgentemente las preocupaciones legítimas planteadas por el Gobierno italiano sobre la gran cantidad de personas rescatadas que llegan a Italia, para lograr una política de desembarco previsible que se pueda mantener, no solo en Italia, sino también en otros Estados miembros de la UE “.