La industria marítima confirma su adaptación a la OMI 2020

por Alberto Guerrero

Los principales actores de la industria marítima esperan con los deberes hechos la entrada en vigor de la OMI 2020, que a partir del próximo mes de enero establecerá nuevos requisitos a los combustibles marinos. La rebaja en el contenido de azufre ha obligado a refinerías y empresas vinculadas al bunkering a garantizar el suministro de un nuevo fuel que cumpla con el límite del 0,50% y, por otra parte, a armadoras, navieras y al conjunto de la comunidad marítima a adaptar la flota a las nuevas reglas de juego.

Una jornada organizada en el puerto de Barcelona por la Asociación de Agentes Consignatarios de Buques ha permitido este jueves comprobar cómo se han anticipado las navieras Hapag LloydCMA CGM y Höegh Autoliners a la puesta en marcha de la normativa y las diferentes estrategias que han adoptado para garantizar su cumplimiento.

El uso del nuevo combustible de bajo contenido en azufre será la alternativa más extendida a partir de enero. Adrián Soler, director de Dynamic Fuels, una empresa especializada al trading de combustibles marinos, ha asegurado que los puertos españoles dispondrán del abastecimiento necesario.

Sin embargo, elegir esta opción supone un aumento de coste del combustible, una partida decisiva en la estructura de las navieras, y las previsiones apuntan a un incremento mayor a medida que crezca la demanda. Ante estas perspectivas, las navieras cuentan con dos opciones: la instalación de scrubbers, unas depuradoras que permiten continuar utilizando combustible con alto contenido en azufre, o la adaptación del buque al GNL.

Estas dos alternativas tienen el inconveniente de que representan una inversión inicial importante: de siete a diez millones de euros en el caso de los scrubbers, y de 25 a 30 millones para el GNL, según los datos aportados por Joseph Santo, director de Hapag Lloyd España, que ha asegurado que la naviera alemana apostará por el consumo del nuevo combustible bajo en azufre.

También Amélie Humphreys, responsable comercial de CMA CGM, ha avanzado que este nuevo fuel será su principal opción para cumplir con la IMO 2020. Pese a ello, en su ponencia ha destacado la apuesta a largo plazo que está desarrollando CMA CGM por el GNL, como lo demuestra el encargo de 20 nuevos buques propulsados por gas, y ha avanzado que pondrán también a prueba el sistema de scrubbers.

El responsable de Ventas en España de Höegh Autoliners, Iñaki Echevarría, ha sido especialmente crítico con esta solución. “Si no es bueno emitir al aire ciertas partículas, ¿por qué echarlas al mar?”, se ha preguntado el representante de la naviera noruega, que apostará por el consumo del nuevo fuel bajo en azufre.

La jornada contó con la asistencia de más de 100 profesionales

Durante su ponencia, Echevarría ha mostrado además sus dudas sobre la rentabilidad de las inversiones en GNL, ya que considera que está tecnología “posiblemente en 10 años no será valida” para cumplir con los requisitos medioambientales. Su pronóstico es que la industria aportará en este plazo soluciones más eficientes que el GNL para avanzar en la descarbonización.

En este sentido, el director de la Autoridad Portuaria de Barcelona,  Albert Carbonell, ha intervenido en la jornada para aportar la visión de los puertos a este debate y destacar la contribución medioambiental del GNL, especialmente en enclaves tan próximos a entornos urbanos como el de la capital catalana. En su opinión, el gas va “un paso más allá” de la OMI 2020 y ha destacado la reducción de los óxidos de nitrógeno y de las partículas en suspensión que posibilita esta tecnología.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies