La Generalitat denuncia agravios comparativos en la línea Barcelona-València

por El Vigía

El departamento de Territori i Sostenibilitat, que dirige el consejero Damià Calvet, reclama al Estado que dote al corredor Barcelona-València “de las mismas prestaciones que el Barcelona-Madrid o el Madrid-València”. En las alegaciones presentadas al estudio informativo para la implantación del ancho internacional en el tramo Castelló-Tarragona, la Generalitat de Catalunya considera necesario que Fomento concrete un programa de actuaciones para el Corredor Mediterráneo consensuado con las administraciones y los agentes sociales y económicos del territorio.

El tramo Castelló–Camp de Tarragona contempla una velocidad comercial de 200-220 km/h, “insuficiente para las necesidades y potencialidades del corredor València-Barcelona”. Además, la Generalitat denuncia el “agravio comparativo” respecto a las prestaciones de las líneas Madrid-València o Madrid-Barcelona, que permiten velocidades de hasta 350 km/h. El tiempo de viaje entre Barcelona y València podría ser de una hora y media, aunque la prevista por Adif se sitúa sobre las dos horas y 40 minutos.

FALTA DE UN PROYECTO GLOBAL

El Govern argumenta que el estudio “adolece de una carencia de reflexión global” que incluya a la red que transcurre por Catalunya y que permita “encajar la actuación en un conjunto de acciones a corto, medio y largo plazo para entender mejor cuáles son los objetivos y cómo se acabarán logrando”. Y recuerda que esta intervención, sustituir las vías del ancho ibérico por ancho internacional en un tramo convencional, no se había hecho hasta ahora en España.

En este sentido, insta a abordar en qué otros tramos hay que implantar el ancho estándar, priorizando la conexión con la red europea hacia el sur de manera progresiva. También cita aspectos más concretos, como la circulación de trenes de 750 metros, los cuellos de botella, el paso de mercancías por el Camp de Tarragona o la variante de Martorell. Para esto, la Generalitat propone como base la Agenda Catalana del Corredor Mediterráneo y la Mesa del Corredor.

Además de las afectaciones sobre los servicios de Cercanías, Territori considera que el estudio debe solucionar “de manera urgente” las limitaciones del nudo de Vila-seca, donde se producirá una bifurcación de corredores y una restricción de capacidad, tanto para el tráfico de pasajeros como de mercancías. Y subraya que el cambio de ancho también afectará a terminales y operadores de mercancías, tanto públicos como privados, y que hará falta una coordinación con estos y con los puertos de Barcelona y Tarragona.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies