La estiba no es solo responsabilidad de los transportistas

por Eva Hernández
Eva Hernández

Abogada y directora legal y socia de iSEC

“No me preocupa la ley de estiba en camión, no soy transportista”. Se trata de una afirmación, y un grave error, con el que me encuentro, día sí y día también, en las empresas o en mis visitas comerciales.

Si eres una empresa que contrata el transporte en nombre propio, atento a este artículo, ya que aunque no hagas el amarre de la carga, tienes una serie de obligaciones importantes.

El pasado 20 de mayo de 2018 entró en vigor el real decreto 563/2017, de 2 de junio, por el cual, se regula de forma obligatoria la manera de estibar nuestra carga general. La aplicación de esta nueva normativa provoca que surjan responsabilidades administrativas, civiles y penales para todas las partes, no solo para los transportistas o las personas que realizan el amarre de las mercancías.

Respecto a las obligaciones administrativas, se trata de las sanciones impuestas en carretera por mala estiba de las cargas. En este sentido, el cargador, es decir, quien contrata el transporte en nombre propio, es el responsable de la estiba y amarre salvo que pacte estas labores con el porteador de forma escrita, expresa y antes de la efectiva presentación del vehículo (según determinado en la ley 15/2009, y en la Instrucción 18/TV-103 de la Dirección General de Tráfico).

En este sentido, se usan muchos mecanismos que no son válidos: acuerdos verbales, encargos por teléfono, dar por hecho que el amarre corresponde al transportista o carta de porte CMR. Sin embargo, sería correcto hacerlo mediante contratos, anexos o pactos de estiba y la ficha de estiba HDZ.

 “La aplicación del real decreto 563/2017, de 2 de junio, provoca que surjan responsabilidades administrativas, civiles y penales para todas las partes, no solo para los transportistas o las personas que realizan el amarre de las mercancías”

Por otra parte, se encuentran las obligaciones civiles y/o penales, derivadas de accidentes, daños o incluso pérdidas mortales. Si pactamos la carga, estiba y/o amarre de las mercancías con el transportista, debemos cumplir nuestras obligaciones en materia de coordinación de actividades empresariales (en adelante CAE).

El empresario concurrente (transportista), empresario titular (quien organiza, controla, dirige y gestiona el centro de trabajo), así como el empresario principal (quien contrata o subcontrata con otros la realización de obras o servicios correspondientes a su propia actividad), deben cumplir lo dispuesto en el real decreto 171/2004 (arts. 4 y ss).

Hay que tener muy en cuenta que, en diversa jurisprudencia del Tribunal Supremo se condena a la empresa cargadora por no “visar la salida de camiones” y no disponer de procesos internos escritos que regulen el régimen de rechazo de camiones.

Por ello, siempre se aconseja vigilar el cumplimiento por parte del transportista de la normativa de estiba; aprender a utilizar la ficha de estiba HDZ y su check list de vigilancia, así como impartir formación al personal de almacén, que son quienes van a realizar esa vigilancia. La formación es esencial para evitar mayores responsabilidades.

“Las obligaciones y responsabilidades en materia de estiba corresponden a ambas partes. No pensemos que por no realizar transportes o no amarrar nuestras mercancías estamos exentos de cumplimiento de las normas aplicables en la materia”

Como conclusión, las obligaciones y responsabilidades en materia de estiba corresponden a ambas partes. No pensemos que por no realizar transportes o no amarrar nuestras mercancías –porque ya lo lleva a cabo el transportista– estamos exentos de cumplimiento de las normas aplicables en la materia. Quizás sea ahora el cargador quien deba liderar el cambio y dar ejemplo de orgullo profesional y cumplimiento normativo.

Debemos dotar de sello de garantía a la cadena de suministro y establecer un código para dignificar la profesión, desde España y marca España como pionera.

Artículos relacionados

1 comentarios

Jesus Bravo Aguilar 26 julio, 2019 - 17:40

Las cargas y descargas de un vehículo dependiendo de que tipo de vehículo se trate en muchas ocasiones es responsabilidad del la empresa receptora o expendedora, pero en este ramo como en la mayoría siempre hay listillos que quieren hacer de su lugar de trabajo su sofá de descanso , alegando que es su horario de merienda de almuerzo de comidas o de cena cuando no es ya la hora de plegar , estoy de acuerdo que todos los trabajadores tenemos derecho de merendar de comer o de plegar para ir a casa pero si se hiciera lo mismo con todas las cargas y o descargas que llevan hora y a la 2-3 hora de espera se cobrase un plus otro gallo cantaría. No se puede disponer de una persona al antojo de los caprichos de otra impunemente.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies