La escasez de suelo logístico compromete el potencial de Barcelona como centro de distribución

por El Vigía

La falta de suelo logístico en el área metropolitana amenaza la localización de nuevos centros de distribución de escala regional europea en Barcelona. En este sentido, la Cambra de Barcelona alerta en un comunicado de que las grandes operaciones formalizadas entre 2018 y 2019 han acentuado todavía más la baja disponibilidad de suelo, lo que supone un problema a la hora de responder a peticiones de grandes superficies logísticas de entre 50.000 y 100.000 metros cuadrados.

Así, el mercado logístico ha ido absorbiendo el producto que había quedado vacío durante la crisis, lo que ha provocado alzas en las rentas de alquiler y los precios de compra.

Desde la Cambra señalan que a pesar de que Barcelona (y Catalunya) goza de un buen posicionamiento para atraer almacenes logísticos centrales de grandes grupos, en pocos casos será competitiva para acoger plataformas de distribución para el sur de Europa. «La dotación de terrenos logísticos se ha agotado en la primera corona metropolitana y los nuevos proyectos se están desplazando hacia la segunda y tercera corona, aunque incorporar nuevo suelo en el mercado es laborioso porque la gestión urbanística a nivel municipal es compleja», indica la entidad, para quien es necesario «dotarse de una oferta de suelo coordinada, organizada y que permita ofrecer soluciones globales y proyectos claves en mano en un tiempo razonable, además de una rentabilidad adecuada para atraer la inversión extranjera».

«La dotación de terrenos logísticos se ha agotado en la primera corona metropolitana y los nuevos proyectos se están desplazando hacia la segunda y tercera»

La Cambra apuesta por ubicar estos nuevos desarrollos logísticos cerca de los grandes centros de consumo, con una medida razonable y con la posibilidad de conectar con transportes alternativos a la carretera. «El objetivo tendría que ser disponer de una oferta de suelo adecuada para dar respuesta a la demanda latente o, incluso, para ser capaz de generarla», añade.

El documento destaca el «caso paradigmático» de las operaciones formalizadas entre 2018 y 2019 por Cilsa, la empresa gestora de la ZAL del puerto de Barcelona, que representan nuevos contratos llave en mano para construir hasta 271.000 metros cuadrados de nuevas naves dedicadas a operadores nacionales e internacionales, incluyendo los 61.000 metros cuadrados de Lidl y los 96.000 metros cuadrados de Decathlon. Con estos nuevos desarrollos, que serán ejecutados durante 2019 y 2020, se agotará todo el suelo disponible en la ZAL Port. 

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies