NoticiasEnergía

La eólica suministrará más de un 30% de la energía eléctrica en 2030

El Vigía

16 noviembre, 2017

La AEE presenta una propuesta sobre la aportación de la energía eólica en 2020, 2030 y 2050

“El sector eólico está preparado y es competitivo para aportar al sistema la capacidad eólica requerida para alcanzar los objetivos de descarbonización, suministrando más de un 30% de la energía eléctrica en 2030”, asegura el director general de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), Juan Virgilio Márquez, que explica que, según los datos que manejan, la potencia instalada en 2020 debería ser de 28.000 MW;  para 2030 sería de 40.000 MW y para el año 2050, de 60.000 MW.

Son algunas de las conclusiones que recoge la asociación en un análisis elaborado recientemente sobre elementos necesarios para la transición energética, que ha hecho llegar recientemente al Comité de Expertos para la Transición Energética. El objetivo de AEE es hacer una propuesta concreta y realista sobre la aportación de la energía eólica en 2020, 2030 y 2050.

Parque eólico de Serra do Burgo, Orense /Iberdrola

Parque eólico de Serra do Burgo, Orense /Iberdrola

En concreto, la potencia eólica instalada en 2020 alcanzaría los 28.000 MW (teniendo en cuenta las subastas de nueva potencia ya adjudicadas en 2016 y 2017 y el cupo eólico canario), por lo que la potencia eólica aumentaría en 1.700 MW anuales de media entre finales de 2017 y principios de 2020. Mientras que en la década siguiente aumentaría en 1.200 MW al año de media hasta 2030, alcanzándose los 40.000 MW de potencia instalada.

Gracias a la nueva potencia eólica del escenario, desde la asociación calculan que las emisiones del sector eléctrico español se reducirían para 2020 en un 30% respecto a 2005 (año de referencia para el sistema europeo de comercio de emisiones, ETS en su acrónimo en inglés) y un 42% para 2030. Además, consideran que se alcanzaría el 100% de la descarbonización del sistema eléctrico en 2040 y que el mix eléctrico español alcanzaría un 40% de cobertura de la demanda con renovables en 2020, un 62% en 2030, un 92% en 2040 y un 100% para 2050.

Los 17.000 MW adicionales de eólica a 2030 planteados en el escenario de AEE son, según explican, fundamentales para cubrir la salida de plantas de generación basadas en combustibles fósiles del sistema y la cobertura del aumento de demanda por mayor actividad económica y electrificación del transporte. A todo ello, será necesario contar con la necesaria repotenciación en base al envejecimiento del parque eólico español.

El resultado de aplicar el escenario AEE e instalar la potencia eólica conlleva beneficios en los principales indicadores de actividad con impacto económico y social. Entre los beneficios de la aportación de la energía eólica a 2030 para el país destaca el hecho de que la seguridad energética española mejoraría al reducirse las importaciones de combustibles fósiles en 18 millones de toneladas equivalentes de petróleo; supondría 32.000 empleos en el sector eólico; la aportación al PIB sería de más de 4.000 millones de euros; y se evitaría la emisión de 47 millones de toneladas de CO2

Para el sector eólico español, los beneficios incluyen la reactivación de la actividad industrial y tecnológica debido a la instalación de nueva potencia a un ritmo y volumen similar al de la década pasada; el desarrollo del mercado interior, lo cual mejoraría la posición competitiva; y en cuanto a la actividad de mantenimiento de instalaciones tendría un papel aún más relevante.