La encrucijada logística de Navarra

por José Antonio Prieto
José Antonio Prieto

Jefe del Área Logística de la sociedad pública Nasuvinsa

Navarra, histórico cruce de caminos y culturas, a caballo entre los ejes de desarrollo atlántico y mediterráneo y con una secular relación con la salida hacia Francia, ha entrado en el siglo XXI con varios desafíos. Su ubicación en el nuevo mapa de Europa como una estación ineludible y su apuesta por la logística como una de sus principales palancas de desarrollo es, indudablemente, uno de ellos. En este sentido, el Ejecutivo foral ha considerado la logística como factor clave en el desarrollo de la actividad de sus empresas y lo ha demostrado con la ambiciosa Estrategia Logística de Navarra 2018-2028 recientemente presentada por el vicepresidente del Gobierno, Manu Ayerdi.

Nuestra comunidad cuenta con una presencia empresarial líder en cuatro sectores clave en su estrategia de especialización inteligente como el agroalimentario, las energías renovables –particularmente la eólica–, la automoción y mecatrónica y de la salud. Y en los procesos de internacionalización de estos cuatro sectores, la logística juega un papel crucial. Es la herramienta que nos va a poner en ese mapa de Europa.

La Comunidad Foral, que cuenta con una importante tradición industrial –en el entorno del norte atlántico peninsular– y el sector industrial representa nada menos que el 37% de su PIB, el doble que la media nacional. La diversificación sectorial y ese notable peso industrial –bastante mayor que en otras comunidades– nos ha permitido desarrollar un sector logístico potente y con profesionales de muy alto nivel. Las tendencias más innovadoras en la logística internacional se han venido aplicando en las empresas navarras desde sus inicios y han acompañado a actividades productivas en las que Navarra es pionera.

Además, Navarra cuenta con una situación geoestratégica privilegiada, situada en el centro de gravedad de un área de población de cinco millones de habitantes, lo que le otorga una ubicación perfecta para diversas actividades logísticas, especialmente las de mayor desarrollo actual y futuro como, por ejemplo, la logística de la distribución regional. En los ejes de conexión de la Península con nuestros vecinos, el enclave de Navarra sigue siendo puerta de entrada y acceso a Europa.

Ahora bien, en un entorno globalizado y fuertemente competitivo, esta posición de partida, siendo envidiable, no es suficiente. Navarra necesita dar dos pasos adelante y asumir nuevos desafíos en el terreno de la logística si queremos que sea el carril de nuestro desarrollo del siglo XXI, inteligente, eficiente y sostenible. La Estrategia de Especialización Inteligente de Navarra S3, en línea con el modelo de desarrollo impulsado por la Unión Europea y en el ámbito de los factores de competitividad, apunta a las infraestructuras logísticas y al transporte de mercancías como herramientas clave.

En sintonía con la S3, la Estrategia Logística de Navarra 2018-2028 establece cinco líneas de actuación: desarrollo de las grandes áreas logísticas de la Comunidad Foral, impulso a la intermodalidad, fomento de la innovación en el sector, apuesta por la distribución urbana de mercancías y desarrollo de acciones para mejorar la competitividad empresarial.

En la primera línea de actuación, respecto a las áreas logísticas, Navarra cuenta con una de las ciudades del transporte pioneras en España. La Ciudad del Transporte de Pamplona (CTP), miembro de la ACTE española y de Europlatforms, entidades en las que participa activamente, supone, en definitiva, una pieza importante como motor de la actividades logísticas regionales y un punto geoestratégico ineludible en ese nuevo mapa de Europa que apuntaba antes. La CTP y el centro de Adif de Noain conforman el Nodo Intermodal de Pamplona para dar soluciones logísticas a las necesidades de intermodalidad del tejido empresarial –principalmente industrial– de la zona central de Navarra.

En el sur de la comunidad, con una mayor implantación del sector de la industria agroalimentaria, se plantea desarrollar otra área logística intermodal en la zona de Tudela-Castejón, encrucijada de los corredores Atlántico y Mediterráneo. Y, finalmente, en el norte y la frontera francesa, y como la tercera plataforma de la logística de Navarra, el Gobierno foral trabaja también en la implantación de un área de servicios al transporte por carretera en Bera, que es la conexión internacional de la comunidad.

La Estrategia Logística de Navarra se plantea objetivos concretos ambiciosos. Entre ellos, enmarcado en el fomento de la intermodalidad, la pretensión de duplicar el nivel actual de transporte de mercancías por ferrocarril. Y, principalmente, a través del impulso a los nodos intermodales para consolidar la inserción de nuestras infraestructuras logísticas en la red RTE-T europea. Para ello es necesario apoyarse en el desarrollo completo de unas infraestructuras ferroviarias que en estos momentos se encuentran en plena fase de adaptación a los estándares europeos. Es imprescindible cumplir los estándares europeos referidos a aspectos técnicos como trazados, pendientes, longitudes de los convoyes y pesos, para disponer de una infraestructura que permita alcanzar ese objetivo de mejora en intermodalidad. Y la mejora del transporte ferroviario va a acercar a Navarra, asimismo, al cumplimiento de los objetivos medioambientales en el transporte terrestre y de reducción de sus necesidades energéticas. Un reto exigido por la Unión Europea y que Navarra incluye en sus políticas para los próximos años.

Y bajando al terreno más cercano, la estrategia de Navarra se completa con la aplicación de los manuales europeos de buenas prácticas más exigentes en materia de distribución urbana de mercancías. El sector de la distribución cuenta con una gran fortaleza en esta comunidad y lidera iniciativas cuyo desarrollo precisan en estos momentos del empuje de la Administración para poder cerrar el círculo de la implantación de la Estrategia Logística.

En esta planificación para los próximos 10 años, Navarra pone asimismo el foco en el fomento de la innovación en el sector logístico para seguir siendo líderes. Las acciones coordinadas con el Plan Industrial de Navarra consideran a la industria 4.0 palanca de competitividad para nuestras empresas y se apoyan en iniciativas de cooperación con los sectores clave para desarrollar el potencial de crecimiento que encierra.

Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y la logística van a constituir, en este sentido, un binomio clave en la apuesta de Navarra por la innovación. Un binomio que actúa como factor transversal y una cadena de valor habilitadora fundamental para el desarrollo de las seis áreas económicas prioritarias de la S3 Navarra que va a contribuir a afianzar a la Comunidad Foral, aquel histórico cruce de caminos y culturas pero inmerso en el siglo XXI, en el liderazgo del desarrollo socioeconómico y sostenible europeo.

Artículos relacionados

1 comentarios

Alberto 6 julio, 2019 - 03:01

El combenio de transporte de navarra lleva 11 años sin actualizar el ipc,ademas de que ni se cumple y luego que no ay conductores eeeee.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies