La digitalización mantiene a flote la operativa logística

por Elena de Jesús

La tecnología se ha convertido en un gran aliado en la batalla contra el coronavirus. La digitalización está contribuyendo a que el sector del transporte y la logística, inmerso desde hace tiempo en este proceso de transformación digital, pueda mantener su actividad en cualquier punto de planeta y proveer a los ciudadanos de alimentos y productos de primera necesidad durante el estado de alarma. Por tanto, una crisis sanitaria, pero también social y económica como la actual, además de poner en valor la capacidad de reacción de las compañías, está poniendo a prueba toda la inversión que ha llevado a cabo esta industria en digitalización. Por tanto, en mayor o menor medida, para todos los actores de la cadena logística, esta epidemia se está convirtiendo en un laboratorio de experimentos en cuanto al trabajo en remoto o teletrabajo.

“El papel de la digitalización en la operativa logística está siendo fundamental en esta situación de crisis”, señala Tomás García, director del Grado en Transporte y Logística en la Universidad Camilo José Cela, que explica que el sector logístico lleva varios años trabajando en la optimización de procesos y la información en tiempo real es un hecho. “A fecha de hoy, la digitalización permite conocer las condiciones y el stock de los productos en un breve lapso de tiempo, a veces de manera instantánea”, añade el experto. A su juicio, el mayor problema que existe viene dado por el stock de los proveedores. “Hemos de ser conscientes de que este es un problema global y de que muchos de los proveedores de los productos que consumimos habitualmente proceden de otros países que pueden encontrarse en una situación análoga a la nuestra. Si estos países tienen parada su producción, es posible que en las próximas semanas tengamos escasez de algún tipo de artículo”, apunta García.

Jacobo Peris, colaborador del área mercantil de Grant Thornton, también comparte la idea de que la digitalización también está permitiendo sortear en gran medida los obstáculos derivados de la grave situación que afrontamos. “La remisión electrónica de datos, unida a los procesos de estandarización y la creación de ventanillas únicas en aduanas y puertos, agiliza sin duda la logística y permite afrontar las necesidades actuales de teletrabajo con mayores posibilidades y garantías de éxito, evitando colapsos que de otro modo y en otro tiempo se hubieran producido”, apunta Peris.

En la actualidad, el 66% de las empresas del sector logístico se encuentran inmersas en un proceso de transformación digital; el 27% aún no han iniciado este proceso, y el 11% no tiene previsto iniciarlo, según un informe de Foro de Logística en colaboración con ManpowerGroup. Si bien las grandes empresas hace años que se pusieron manos a la obra, las pequeñas continúan ancladas en el pasado.

Los expertos se muestran convencidos de que si esta crisis llega a producirse hace diez años, posiblemente el sistema logístico hubiese llegado al colapso. “En la medida que vayamos retrocediendo en el tiempo, crecerá porcentualmente la dificultad para haber afrontado esta crisis”, indica Peris. Por su parte, Tomás García se refiere a que, hace una década, tanto la estructura logística, como las redes de comunicación y los canales de abastecimiento eran muy inferiores a los actuales. Asimismo, algunos elementos actualmente más cotidianos, como el smartphone, el e-commerce o data analytics, estaban bastante menos desarrollados. “Si bien el sector del transporte por carretera hubiese sido igual de eficaz que ahora, la operativa logística hubiese sido sensiblemente diferente. Casi con seguridad, en pocos días nos hubiésemos quedado desabastecidos de los productos más básicos”. Además, García añade que “hay que tener en cuenta que hace 10 años, los productos estaban menos estandarizados y que era más complejo controlar los inventarios, realizar pedidos o hacer un seguimiento de los mismos”.

“Los expertos se muestran convencidos de que si esta crisis llega a producirse hace diez años, posiblemente el sistema logístico hubiese llegado al colapso”

Así las cosas, el término digitalización está en boca de todos. Tras la publicación del real decreto 463/2020 de 14 de marzo por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19, las compañías han implantado una serie de medidas para mantener la operativa de las mercancías y garantizar el suministro. Desde operadores logísticos, autoridades portuarias, transitarios, navieras, consignatarios, cargadores, operadores ferroviarios, y demás compañías del sector se ha estado trabajando en todos los procesos digitales, para facilitar el teletrabajo entre sus empleados, y ofrecer herramientas y plataformas que hagan posible desempeñar el trabajo en remoto sin necesidad de bajar la productividad, sino todo contrario.

Esta visión digital la comparten especialmente las autoridades portuarias y, en concreto, el puerto de Barcelona, que sabe desde hace tiempo que la digitalización no es una alternativa, sino el camino. “La avanzada digitalización de procesos permite al enclave cumplir con las necesidades de la cadena logística en este momento de estado de alarma”, señalan desde la autoridad portuaria. De hecho, Portic, la plataforma electrónica de la comunidad portuaria barcelonesa, gestiona telemáticamente más de 31 millones de intercambios documentales el año, correspondientes a operaciones que implican el paso de mercancía por el recinto portuario, desde antes de la llegada del buque a puerto hasta el destino final de la carga, y a la inversa.

Desde la Autoridad Portuaria de València también tienen claro que la digitalización de la cadena logística es una garantía para el abastecimiento de mercancías para más de la mitad de la población española. La comunidad portuaria está pudiendo trabajar con normalidad gracias a la plataforma tecnológica ValenciaportPCS, con la que realiza más de 300.000 transacciones diarias. Esta plataforma informática aglutina los intercambios que realizan más de 800 empresas.

Desde el sector de la última milla, compañías como Tipsa son conscientes de que la crisis del coronavirus supone “un reto enorme, pero también una oportunidad para integrar alternativas tecnológicas que mejoren nuestros procesos”. Entre sus propuestas, el operador ha decidido priorizar el sistema de pago instantáneo Bizum en todos los reembolsos que realizan sus repartidores, quedando las transacciones en metálico para casos excepcionales.

En cualquier caso, para Jacobo Peris “no cabe olvidar que, en la materialización de la logística digitalizada, hay personas sin cuyo trabajo no sería posible cumplir con los objetivos de la misma. Hay que pensar en las personas que físicamente entran en contacto con las mercancías para posibilitar que lleguen a su destino”, concluye el experto.

Artículos relacionados

1 comentarios

Patricia 7 mayo, 2020 - 09:36

Muy buen artículo, sólo quería puntualizar una cosa. Usáis el término digitalización como si fuera Transformación Digital. La digitalización no implica un cambio real o de mejora en los procesos de la compañía. Si tu tienes algo apuntado en una hoja de papel y lo pasas a un documento Word, eso es digitalización, y es necesario para la Transformación Digital, pero en sí mismo no aporta ningún valor. No sé si me he explicado correctamente. Buen día!

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies