La DGT abre la puerta a que los transportistas recuperen puntos con la formación CAP

por El Vigía

La modificación de la ley de Seguridad Vial que está tramitando la Dirección General de Tráfico (DGT) puede ser la llave que abra la puerta a una de las reivindicaciones en la que más han insistido en los últimos años asociaciones de transportistas y sindicatos. Según explican fuentes que han participado en los grupos de trabajo creados en el seno del Consejo Superior de Tráfico, la reforma puede incluir una medida que permita a los conductores profesionales la recuperación de puntos a través de la asistencia a los cursos de formación continua del CAP, así como de los cursos de renovación del carné de Mercancías Peligrosas (ADR).
En opinión de una de las entidades que conforman el grupo de trabajo de permiso de puntos , “para que la modificación de la ley de Tráfico sea efectiva debe mejorar, entre otras cuestiones, el sistema de formación de los conductores profesionales respecto al carné por puntos y la recuperación de los mismos, y debe mejorar el control y vigilancia del trafico en vías urbanas e interurbanas”.
El permiso por puntos es una de las materias que serán objeto de revisión en esta reforma legislativa. En opinión del director de la DGT, Gregorio Serrano, “la puesta en marcha del mismo ha sido una de las medidas más eficaces de la última década para reducir la siniestralidad vial, pero que es necesario analizar para que el recorrido de mejora que tiene la ley permita garantizar la continuidad de su éxito”, según explicó durante su intervención en el Congreso de los Diputados el pasado mes de mayo. DGT
El “planteamiento” que la DGT ha presentado a los grupos de trabajo para abordar la reforma del permiso por puntos señala que “su impacto social ha ido decreciendo y, por este motivo, se plantea analizar qué aspectos del sistema deben ser mejorados para que siga contribuyendo a la mejora de la seguridad vial”. En concreto, se revisa el catálogo de infracciones que suponen la detracción de puntos, la idoneidad de los cursos de recuperación total o parcial de los mismos, las alternativas para personas con problemas de alcohol o drogas y el permiso por puntos virtual, cada vez más implantado en la UE, con el fin de poder detraer puntos a conductores no residentes y reducir la impunidad en la movilidad de los ciudadanos europeos, lo que es considerado por la propia DGT como uno de los puntos débiles de este sistema.
Desde el ámbito del transporte profesional, se ha propuesto a la DGT que esta reforma del sistema del permiso por puntos incluya la distinción entre las infracciones realizadas en el vehículo profesional y el privado, al considerar que el actual sistema “discrimina” al colectivo de transportistas. Fuentes participantes en la mesa de negociación señalan, sin embargo, que desde la DGT ya han reconocido la dificultad de que la modificación legislativa pueda recoger esta demanda. Otra de las peticiones del colectivo de transportistas es que se focalice la atención en los accidentes de tráfico laborales del transporte por carretera y del sector logístico, así como los accidentes producidos “in misión” y “in itinere”.
Una de las materias en las que incidirá la reforma es en la aplicación del sistema a los infractores extranjeros. La propia DGT reconoce que el permiso por puntos tiene un alcance nacional, de forma que funcionan de manera adecuada cuando el infractor está registrado o puede estar registrado en los sistemas de información, pero tienen un alcance mucho más limitado cuando el infractor no reside en el país. El objetivo que se plantea es “no sólo identificar a los vehículos con los que se cometen las infracciones, sino también perseguir de la manera más eficaz posible al conductor, reduciendo nichos de impunidad que generan inseguridad vial”.
Una hoja de ruta para la seguridad vial hasta el año 2030
La reforma que está elaborando la Dirección General de Tráfico debe sentar las bases para un nuevo impulso en la lucha contra la siniestralidad en las carreteras con el horizonte en el año 2030. En la última comparecencia del director de la DGT, Gregorio Serrano, en el Congreso de los Diputados, el pasado mes de octubre, destacaba que las “reformas legales son muy importantes y tengo muchas esperanzas de que entre todos saquemos adelante esas leyes que contemplen esa nueva movilidad, esa nueva manera de movernos, esos nuevos vehículos, la conectividad, el vehículo autónomo, las nuevas tecnologías aplicadas a la seguridad vial… Yo creo que en esa nueva ley, en esos nuevos reglamentos y en ese nuevo plan estratégico que se está haciendo con vistas al año 2030 podremos dar el impulso necesario, ese toque de calidad que necesitamos en estos momentos no solamente España sino también el resto de países de la Unión Europea, que es un estancamiento con pequeños altibajos en la cifra de siniestros en los países de cabeza en seguridad vial”.
Desde el sector se ha valorado que la reforma de la DGT se esté llevando a cabo buscando el consenso de todos los actores implicados a través de diferentes grupos de trabajo en el seno del Consejo Superior de Tráfico.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies