La descarbonización del transporte marítimo exigirá una inversión mínima de un billón de dólares

por El Vigía

El transporte marítimo necesita hacer un “giro radical” hacia fuentes de energía libres de carbono en las próximas tres décadas para cumplir en 2050 con los objetivos de la OMI y reducir a la mitad los gases de efecto invernadero emitidos en el año 2008.

Lo señala un estudio realizado por la consultora UMAS y la iniciativa Getting to Zero Coalition, que impulsan Global Maritime Forum, Friends of Ocean Action y Foro Económico Mundial, y que detalla con cifras “la magnitud de este desafío”.  Según este informe, la inversión acumulada necesaria entre 2030 y 2050 para reducir a la mitad las emisiones del transporte marítimo asciende aproximadamente de 1 a 1,4 billones de dólares, es decir, un promedio de 50.000 a 70.000 millones de dólares anuales durante 20 años. La descarbonización completa para 2050 exigirá inversiones adicionales de unos 400.000 millones de dólares a lo largo de 20 años, por lo que el total ascenderá de 1,4 a 1,9 billones de dólares.

“Necesitamos entender la escala del desafío para resolverlo“, explica la directora general de Global Maritime Forum, Johannah Christensen. En su opinión, estas inversiones que requiere el transporte marítimo “debe considerarse en el contexto de las inversiones mundiales en energía, que en 2018 ascendieron a 1,85 billones de dólares. Esto demuestra que la transición verde del transporte marítimo es considerable, pero se puede lograr si se ponen en práctica las medidas políticas adecuadas”.

“Las infraestructuras energéticas y los buques son activos de larga vida útil que requieren mucho capital y que normalmente evolucionan lentamente. Sin embargo, nuestro análisis sugiere que en las próximas tres décadas veremos un cambio rápido y disruptivo para alinearse a un nuevo sistema de carbono cero”, señala Tristan Smith, del Instituto de Energía de University College London.

El documento aporta también conclusiones interesantes sobre las áreas en las que se deberán realizar estas inversiones. Según el informe, la mayor parte de las dotaciones se concentrarán en la infraestructura terrestre y en las instalaciones de producción de combustibles bajos en carbono, constituyendo hasta 87% del total. Así, solo el 13% de las inversiones necesarias están relacionadas con los propios buques.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies