NoticiasAéreo

La demanda de carga aérea global aumenta un 11% en julio

El Vigía

6 septiembre, 2017

El flete aéreo crece a un ritmo superior al de la demanda de transporte aéreo, según IATA

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) ha publicado los datos para los mercados globales de carga aérea mostrando que la demanda, medida en toneladas-kilómetro de carga, aumentó un 11,4% en julio de 2017 en comparación con el mismo mes del año pasado. Esta fue la cuarta vez en cinco meses que se registró un crecimiento anual de dos dígitos. El aumento interanual de la demanda en julio es casi cuatro veces superior a la tasa de crecimiento medio del 3,1% en diez años.

La capacidad de carga, medida en toneladas-kilómetro disponibles, creció un 3,7% interanual en julio de 2017. El crecimiento de la demanda continúa superando significativamente el crecimiento de la capacidad, “lo que es positivo para los rendimientos de las aerolíneas y el rendimiento financiero de la industria”, según IATA. El fuerte crecimiento de la demanda de carga aérea es “consistente con un repunte en el comercio mundial, el aumento de los pedidos de exportación y la mejora de los indicadores de confianza empresarial“.

IATA

“Julio fue un mes fuerte para la carga aérea con crecimiento de dos dígitos. Y por tercer mes consecutivo, la demanda de flete aéreo creció a un ritmo más rápido que la demanda de transporte aéreo. Aunque las perspectivas para el resto del año siguen siendo positivas, hay señales de que el período de crecimiento cíclico podría estar cerca de un pico”, ha asegurado el director general de la organización, Alexandre de Juniac.

 

Sin embargo, la IATA observa indicios de que el crecimiento de la demanda de transporte aéreo de mercancías se aproxima a un pico. Los volúmenes de flete aéreo ajustados por temporadas se mantuvieron estables en junio y descendieron en julio, y la relación entre inventarios y ventas se ha estabilizado. “La carga aérea a menudo ve un impulso en la demanda al comienzo de un repunte económico, a medida que las compañías buscan reponer rápidamente los inventarios. Esto se reduce a medida que los inventarios se ajustan a los nuevos niveles de demanda”, afirma la entidad.