NoticiasFerrocarril

La CNMC establece nuevas obligaciones a Renfe para facilitar a sus competidoras el alquiler de locomotoras que no utiliza

El Vigía

30 mayo, 2018

La escasez de locomotoras provocó que las operadores privadas perdieran tres puntos porcentuales de cuota de mercado en 2017

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha aprobado una resolución en la que impone una serie de condiciones para que las empresas competidoras de Renfe en el transporte de mercancías puedan acceder a las locomotoras  que gestiona Renfe Alquiler de Material Rodante. En concreto, la CNMC obligará a Renfe Mercancías a elaborar un informe anual sobre su material infrautilizado y que Renfe Alquiler señale la demanda insatisfecha que existe entre las empresas alternativas. “El objetivo de estas medidas es analizar la eficiencia en la gestión de estos activos”, señala este organismo.

Además, la resolución establece a Renfe Alquiler la obligación de informar sobre su actividad contractual y la demanda potencial para el arrendamiento de material rodante; licitar competitivamente el mantenimiento de su parque de locomotoras; justificar, sobre criterios objetivos, los precios de alquiler de las locomotoras; así como la introducción de determinadas  modificaciones en los contratos en materia de disponibilidad, penalizaciones y seguro de daños. Asimismo, la CNMC requiere a Renfe Alquiler que introduzca medidas de transparencia en su actividad.

La resolución impone obligaciones sobre otras dos sociedades del grupo Renfe, relacionadas con Renfe Alquiler, como son Renfe Mercancías y Renfe Fabricación y Mantenimiento. A este respecto, a Renfe Mercancías se le requiere para facilitar información sobre la utilización que realiza de sus locomotoras, mientras que a Renfe Fabricación y Mantenimiento se le solicita definir y publicar indicadores de su actividad.

Desde la CNMC consideran que el acceso al material rodante, en particular, de locomotoras, “es la principal barrera de entrada que deben afrontar las empresas que competir en el mercado ferroviario”. “Esto es debido -sostiene la Comisión- a los elevados costes de adquisición del material (propiedad o arrendamiento financiero), y a los dilatados plazos para su fabricación y autorización de puesta en servicio”. A estas circunstancias se suman las diferencias técnicas en las redes ferroviarias europeas, especialmente el ancho de vía o los diferentes sistemas de señalización y control del tráfico, que dificultan la fabricación de un material que exceda el ámbito de utilización nacional.

“En este contexto de dificultad para adquirir nuevo material es donde el alquiler del material ferroviario es la opción más adecuada”, considera la CNMC, que señala que actualmente las únicas locomotoras disponibles son las de Renfe Alquiler.

El comunicado emitido por este organismo recuerda que Renfe Alquiler desarrolla su actividad de alquiler de locomotoras desde 2015 “y tiene que permitir el acceso al material rodante de forma transparente, objetiva y no discriminatoria, de acuerdo con la Ley del Sector Ferroviario (38/2015)”. La CNMC asegura que “ha constatado que Renfe Alquiler arrienda con cierta facilidad su material más moderno e incluso, ante la falta de alternativas, parte del más obsoleto. Los competidores de Renfe en mercancías recurren de forma habitual al material rodante de Renfe. Sin embargo, estas compañías no pueden aumentar su actividad si Renfe Alquiler no dispone de nuevas locomotoras”.

Desde la CNMC aseguran que Renfe Mercancías “cuenta con locomotoras que no utiliza, como indica el hecho que las empresas alternativas realicen más del doble de kilómetros y toneladas netas e ingresen prácticamente el doble que el operador histórico por locomotora, incluyendo las más modernas”.

“Esta situación y otros cuellos de botella provocan que las empresas ferroviarias de mercancías competidoras de Renfe vean reducida capacidad de competir al no tener acceso a un material rodante (locomotoras) que les resulta esencial para desarrollar su actividad”, asegura la Comisión en el comunicado, en el que detalla que en 2017, estos operadores perdieron tres puntos porcentuales de cuota de mercado en el transporte de mercancías.