La Ciudad Agroalimentaria de Tudela invertirá 1,2 millones para ampliar sus naves

por El Vigía
La Ciudad Agroalimentaria de Tudela (CAT) tiene previsto invertir dos millones de euros en su mejora de servicios y ampliación con nuevas naves. En concreto, la  ampliación de naves y superficie de suelo industrial conlleva un presupuesto de 1,2 millones de euros en las inversiones que la Ciudad Agroalimentaria ha contemplado en sus presupuestos para este año. A ello se sumarán otros 500.000 euros destinados a mejora de infraestructuras y eficiencia energética y otros 200.000 euros en otros acondicionamientos y obras.
Esta inversión se produce en un momento en el que la Ciudad Agroalimentaria ha alcanzado la plena ocupación de sus naves industriales –frente al 64% de hace dos años- y la superficie de parcelas vendidas ha ascendido a 11.426 metros cuadrados, triplicándose así la cifra del ejercicio anterior. De hecho, ante el aumento de demanda de nuevas implantaciones que CAT ha ido registrando en los últimos años y los resultados económicos que lo permiten, su gerente, José Mª Aierdi, ha anunciado que el portal de contratación del Gobierno de Navarra acaba de publicar los pliegos para la licitación del proyecto y dirección de obra de la ampliación de cinco nuevas naves en la plataforma empresarial tudelana, con una superficie total de 2.500 metros cuadrados. Tras el proceso de adjudicación, está previsto que las obras arranquen ya en menos de un año.
Desde el Gobierno de Navarra comentan que la bolsa de demanda que acumula CAT y las peticiones de ofertas por parte de empresas importantes del sector agroalimentario que se han registrado en los últimos meses hacen pensar que las cinco nuevas naves estarán ya comprometidas para cuando estén finalizadas, «lo que dará pie a contemplar futuras ampliaciones en otra fase, de manera que las inversiones vayan acordes con la demanda y la actividad empresarial», señalan.
La Ciudad Agroalimentaria de Tudela ha comenzado este año a obtener beneficios por primera vez en su historia y esta solvencia financiera, además de haber reducido a cero una deuda que hace apenas dos años ascendía a 30 millones de euros y hace cuatro superaba los 50 millones, le permitirá acometer todas estas inversiones.  El parque empresarial ribero alcanzó al cierre de 2017 un beneficio de 144.490 euros en su cuenta de pérdidas y ganancias, lo que le hace entrar en números negros por primera vez en su historia, precisamente cuando ayer mismo cumplió su primera década de andadura.

 

 

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies