NoticiasInfraestructuras

La Cambra de Barcelona insta a revisar “a fondo” la planificación de infraestructuras

El Vigía

15 junio, 2017

Considera que el plan de inversiones 2017-2020 de Fomento en Catalunya peca de “excesivo voluntarismo”

La provisión de infraestructuras en España, y en concreto en Catalunya, precisa de una revisión a fondo de los planteamientos de las administraciones públicas implicadas en esta materia. Así lo ha manifestado el presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona, Miquel Valls, durante una rueda de prensa en la que se ha analizado el plan de inversiones en infraestructuras en Catalunya para el periodo 2017-2020 presentado a finales de marzo por el ministerio de Fomento, que prevé destinar 4.185 millones de euros en los próximos cuatro años, lo que representa una inversión de 1.000 millones de euros anuales.

Para Valls, este plan peca de “exceso de voluntarismo, una falta de análisis en profundidad de todos los problemas que suscita su puesta en marcha” y, además, “no será asumible en el tiempo”. Asimismo, considera fundamental “visiones compartidas y coordinación ejecutiva entre las diferentes administraciones”.

El primer gran problema que, según observan desde la Cambra, afecta los proyectos de infraestructuras es que la inversión pública se encuentra bajo mínimos. “Los objetivos de reducción del déficit público condicionan la capacidad inversora y lo seguirán haciendo en los próximos años”, asegura Valls, para quien, en este sentido, “la cifra de 1.000 millones de inversión anuales difícilmente se alcanzará porque lo más fácil para Hacienda cuando no llega es recortar inversiones”. A este respecto, además, desde la entidad comentan que por más que Fomento anuncie planes cuatrienales de inversiones, “es necesario tener presente que en la práctica resultarán inviables si los únicos recursos disponibles son los presupuestarios”.

cambra barcelonaEn cuanto a la segunda cuestión que afecta a los proyectos de infraestructuras, destaca el cuello de botella añadido de la tramitación administrativa de los expedientes y de la gestión de los contratos. “Este hecho provoca que los plazos de ejecución no sean realistas”, indican desde la Cambra.

Si bien, tal y como se desprende de las cifras de Fomento, Rodalies acapara la mayor parte de las inversiones para los próximos años, con una partida que alcanza los 1.800 millones, otras actuaciones, como es el caso del Corredor Mediterráneo, “no salen tan bien paradas”. En este sentido, Valls asegura que este proyecto “continúa acumulando dudas sobre el ritmo de implantación del ancho de vía estándar y la interoperabilidad de las soluciones adoptadas”.

Además de las controversias contractuales por las que se está viendo afectado el Corredor, Valls también se ha referido a los nuevos accesos ferroviarios al puerto de Barcelona. A este respecto, ha señalado que “la licitación de obras en el mes de mayo por parte de Adif todavía no se ha producido, así que sería muy interesante saber cuándo piensan hacerlo”.

De cara a superar todos estos problemas, desde la Cambra proponen la posibilidad de colaboración entre el sector público y privado como opción para acceder a recursos presupuestarios y también señalan la necesidad de coordinación entre las diferentes administraciones a nivel ejecutivo, a partir de herramientas como un coordinador del Corredor Mediterráneo (ya nombrado) o un comité de coordinación de los accesos al puerto de Barcelona, entre otras. Por último, también apuestan por revisar los procedimientos de contratación del sector público, “que consumen muchos recursos y tiempo sin ofrecer a cambio resultados de gestión eficientes”.