La caída de los puntos de venta y las tiradas dificultan la logística editorial

por El Vigía

La desaparición de muchos puntos de venta de libros y la disminución de la tirada media de las ediciones han incrementado la complejidad de la cadena logística del sector editorial en los últimos años. Las cifras de ventas tampoco ayudan. En 2014, se vendieron 153,62 millones de ejemplares, un 0,1% menos que en 2013 y un 9,8% por debajo de las cifras de 2012. De hecho, el sector encadena siete años de caídas consecutivas en el número de ejemplares vendidos.
“El efecto es reducir el número de operadores, cierres o fusiones”, reconocen desde el distribuidor Loggilibro. Por su parte, el director gerente de Logintegral, Gerardo Domínguez, admite que la disminución de las ventas afecta “directamente y de forma muy negativa” a las empresas distribuidoras de libros, disminuyendo sus márgenes e ingresos. “Los descensos de las ventas obligan a una gestión cada vez más eficaz”, subraya.
Desde Logista Libros restan importancia a la caída de la cifra de ventas y concentran toda su preocupación en la pérdida de puntos de venta y de ejemplares por tirada. “En lo que a la distribución editorial se refiere, resulta más remarcable la disminución de los puntos de venta y la continuidad en la reducción de la tirada media”, aseguran. La tirada media del año pasado fue de 2.886 ejemplares, lo que supone un descenso de 337 unidades respecto al año anterior. Este descenso es, sin embargo, una moneda de doble cara, ya que, al mismo tiempo, permite stocks más ajustados. A esto también está contribuyendo el retroceso de los índices de devolución, según defiende Logista Libros.
Ante esta situación, cada empresa ha elaborado su propia receta para hacerle frente. Desde el distribuidor Logintegral, Domínguez apuesta por la diversificación. En concreto, nuevos productos y canales de distribución, aunque sin dejar de lado una reducción de costes y estructura. Por su parte, en Loggilibro han “absorbido parte del trabajo derivado de otros cierres externos”, afirma su responsable de Logística y Transporte, Toni Mateo.
En Logista Libros explican que su estrategia se basa en el uso intensivo de la tecnología. “Hace años que implantamos una plena automatización de la preparación de los pedidos”, confiesan. Además, la empresa ha ampliado su abanico de actividad más allá de la distribución tradicional del libro, con la incorporación de negocios de e-commerce (casadellibro.com), servicios negocio-consumidor, conocidos como B2C (Círculo de Lectores) o la incorporación de nuevos productos, entre otros. “Todo ello nos ha permitido reforzar nuestro perfil de distribuidores y un aprovechamiento máximo de las sinergias generadas”, afirman desde el operador.
De cara al futuro, Logista Libros prevé una cierta continuidad en las tendencias actuales del sector. En concreto, anticipa una mayor reducción de las tiradas medias, una cierta contracción de los puntos de venta, un incremento de la venta a distancia y de la entrega domiciliaria y el crecimiento del libro digital.
La externalización de la logística editorial se abre paso en España
Los distribuidores de libros coinciden en destacar que existe una cierta tendencia de las editoriales hacia la externalización de la logítica, que esperan que se incremente en los próximos años, especialmente entre las compañías de tamaño medio. De todos modos, reconocen que en España existe una escasa cultura en la externalización en comparación a América Latina.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies