La ampliación a 44 toneladas hace inviable el transporte transfronterizo

por El Vigía

La crisis provocada por el coronavirus demuestra que la ampliación a 44 toneladas es completamente inviable sin una armonización de pesos y medidas a nivel europeo. Así lo cree el Think Tank Movilidad de la Fundación Corell, que ha publicado el estudio Impacto y repercusión del incremento del peso máximo de los vehículos pesados a 44 toneladas en España, en el que se evalúa su repercusión en el mercado, la infraestructura, el medio ambiente, la economía y la sociedad.

En Europa, la carga máxima para vehículos de cinco ejes es de 40 toneladas y solo se permiten las 44 toneladas en operaciones de transporte combinado, mientras que los países europeos contemplan diferentes limitaciones para su tráfico interno. Con la normativa actual, no es posible atravesar fronteras con 44 toneladas, aunque en los propios países esté permitido, por lo que se hace necesaria una normativa europea común sobre pesos y medidas.

Según la Fundación Corell, “esta necesidad de unificación legislativa es especialmente relevante en el momento actual de crisis sanitaria, para evitar barreras por cuestiones técnicas entre países, ya se trate de 44 toneladas, duotrailer o megatrailer”. Para valorar el impacto del posible incremento de capacidad, el trabajo realiza una estimación del número de vehículos pesados que podrían circular con este peso, suponiendo como máximo un 24% de las toneladas totales transportadas y un 16,5% de las toneladas-kilómetro totales realizadas actualmente.

Además, se captaría un 2% de las toneladas-kilómetro del ferrocarril, que solo representa el 0,5% del total de operaciones que se trasladarán desde la propia carretera. En cuanto a las infraestructuras, sería necesario un cambio en la geometría de las vías, diseño de túneles y aparcamientos, pero sin cambios en estructuras ni barreras de seguridad. El impacto más importante sería el desgaste de los firmes, entre un 35% a un 50% superior al actual.

MAYOR PRODUCTIVIDAD

Por otro lado, el aumento a 44 toneladas conlleva un aumento de productividad de 0,0025 euros/t-km, que beneficiará a los cargadores, a costa de un aumento de los costes por vehículo de 0,035 euros/km, que perjudica a los transportistas. En cuanto al factor medioambiental, tendrá un saldo positivo debido al menor consumo de combustible por tonelada desplazada. Por último, el incremento de MMA tendrá impacto en la Administración Pública, al ser la encargada del mantenimiento de las carreteras. La variación de costes dependerá del tipo de firme y de la configuración del vehículo, de entre 75 euros y 2.150 euros por kilómetro.

En conclusión, el estudio de la Fundación Corell establece un balance negativo para la implantación de las 44 toneladas, “ya que los beneficios no compensan la problemática que plantea”.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies