NoticiasInfraestructuras

Juan Ignacio Lema (Tecniberia): “El panorama nacional es poco alentador para la ingeniería”

El Vigía

22 agosto, 2017

El presidente de Tecniberia, Juan Ignacio Lema, valora de forma muy positiva la reciente presentación por parte del presidente del Gobierno y del ministro de Fomento del Plan Extraordinario de Inversiones en Carreteras. Sin embargo, asegura que “las perspectivas para este año no son muy halagüeñas”, refiriéndose a la caída de la inversión en infraestructuras del 20,6% –hasta los 7.540 millones de euros– contemplada en los Presupuestos Generales del Estado. En este sentido, todo apunta a que el mercado exterior, que genera ya el 75% de la facturación para las empresas de ingeniería, seguirá siendo el encargado de frenar la destrucción de compañías y empleo en el sector.

A finales de 2016, desde Tecniberia valoraban de forma muy positiva el objetivo prioritario del nuevo ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, de lograr un Pacto Nacional para las Infraestructuras. Sin embargo, todavía no se ha cerrado. ¿En qué punto se sitúan los ánimos actualmente? ¿Qué valoración realiza del primer semestre del año? 

Seguimos a la espera de que las palabras se conviertan en hechos en lo que respecta al Pacto Nacional para las Infraestructuras. En el mercado nacional, el panorama es poco alentador debido a la continua caída de la licitación pública en servicios de ingeniería. La licitación total de las Administraciones Públicas del año 2015 al año 2016 sufrió una caída del 24% (de los 440 millones de euros a los 333) que parece continuar en el presente año al comparar las cifras del primer trimestre de 2017 con las del primer trimestre de 2016. Los resultados indican que la tasa de variación interanual de la licitación pública para servicios de ingeniería fue del -45% (en el primer trimestre de 2016 se licitaron 82 millones de euros y en primer trimestre de 2017 la cifra disminuyó hasta los 45 millones de euros).

El hecho de que el Gobierno estuviera en funciones durante gran parte de 2016, el parón en la obra pública que se impuso el verano pasado y los Presupuestos Generales del Estado con una dotación para infraestructuras en mínimos son las principales sombras en este periodo. Por el contrario, el buen tono que siguen teniendo las empresas de ingeniería en los mercados exteriores gracias a su excelencia y competitividad han permitido frenar el ritmo de destrucción de empresas de ingeniería y de pérdida de puestos de trabajo.

Entre las luces de este periodo, desde Tecniberia valoramos de forma muy positiva la reciente presentación por parte del presidente del Gobierno y del ministro de Fomento del Plan Extraordinario de Inversiones en Carreteras. Es imprescindible para las ingenierías la reactivación del mercado interno para que nuestras empresas cuenten con las referencias locales recientes, necesarias para los concursos internacionales. Consideramos, además, que la forma en la que se va a implantar este plan, con participación público-privada, es muy adecuada para reactivar el desarrollo de infraestructuras en nuestro país.

juan lema¿Cómo afronta el segundo semestre? 

Para este año no hay perspectivas muy halagüeñas, ya que en los Presupuestos Generales del Estado las inversiones en infraestructuras ascenderán a 7.540 millones de euros en 2017, lo que supone un descenso del 20,6% respecto a la presupuestadas en 2016. La cifra de obra pública marca un mínimo histórico desde que existen series comparables, y supone aproximadamente una tercera parte de lo que se invertía en los años anteriores a la crisis. Todas las partidas, excepto aeropuertos, tienen menos dotación, con un desplome del 29% en el caso del ferrocarril. Previsiblemente, la inversión pública en proyectos de ingeniería sufrirá análogo tijeretazo que el de la partida de infraestructuras, ya que la licitación pública en proyectos de ingeniería está muy ligada a la evolución de la dotación en infraestructuras.

¿Cuáles son los principales retos a los que debería hacer frente el colectivo al que representan?

Entre los principales retos, destaca la paulatina implantación del BIM (Building Information Modelling) en España. El ministerio de Fomento ha establecido un calendario para la implantación del BIM. Desde Fomento se recomienda el uso del mismo en todas sus licitaciones a partir de marzo de 2018 para, posteriormente, lograr que su uso sea obligatorio, a partir de diciembre de 2018 para las licitaciones públicas de edificación y desde julio de 2019 para las licitaciones públicas de infraestructuras. Tecniberia ha constituido su propia Comisión del BIM para abordar todos los aspectos de la implantación de esta metodología y, en paralelo, colabora con la Comisión BIM creada por Fomento.

Tecniberia sigue defendiendo el reconocimiento del carácter intelectual de los servicios de ingeniería y que los criterios de calidad técnica a la hora de adjudicar proyectos tengan un mayor peso, tal y como sucede en los países más desarrollados de nuestro entorno y que se pague por los trabajos de ingeniería porcentajes análogos de la inversión total a los pagados en estos países. En relación a la internacionalización de la ingeniería, es importante que Tecniberia y las ingenierías participen en las misiones comerciales del Estado por el mundo, en igualdad de condiciones que otras asociaciones empresariales y que las empresas públicas.

¿La mejora de la actividad y de la economía se ha traducido en una mejora de los beneficios de las compañías?

Al cierre de 2016, contábamos con 1.500 empresas de ingeniería con 55.000 empleados, unas cifras prácticamente idénticas a las de 2015.  Por otra parte, ese mismo año la facturación total del sector experimentó un ligero repunte desde los 8.200 millones de euros hasta los 8.500. La explicación de estas cifras se encuentra en la actividad internacional, gracias a la excelencia y calidad de nuestras empresas y a su competitividad. En estos momentos, casi el 75% de la facturación proviene de los mercados exteriores y el 25% del mercado nacional. En el año 2007, antes de la crisis económica, los porcentajes eran justo al revés, el 75% de la facturación provenía del mercado doméstico mientras que los mercados internacionales aportaban el 25%.