NoticiasMarítimo

Josep Andreu: “El objetivo de alcanzar los 33 millones de toneladas es viable”

Alberto Guerrero

19 junio, 2017

El presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona hace un balance positivo de la primera mitad del año

El puerto de Tarragona ha recuperado la senda del crecimiento en un arranque de año complicado, marcado por el conflicto de la estiba. El presidente de la entidad, Josep Andreu, realiza un balance positivo de esta primera mitad de curso y muestra su esperanza en que se cumplan los plazos para el desarrollo de las infraestructuras necesarias para Tarragona.

¿Cómo valora el desarrollo de los tráficos en este primer semestre?
Seguimos una línea positiva de crecimiento a lo largo del año. Los datos provisionales de mayo, a falta de cierre definitivo, confirman que mantenemos este crecimiento y alcanzaremos, en acumulado, un crecimiento alrededor del 4%. Esto confirma la buena marcha del puerto en estos momentos.

¿A qué responde el crecimiento?
A varios factores. Creo que a la buena línea de trabajo que llevamos, entre otros aspectos. También, al cambio de estrategia que hemos ido explicando estos últimos años y que poco a poco va dando sus frutos.

El crecimiento se produce en un momento de conflicto con la estiba. ¿Cómo les ha afectado?
A pesar de este clima incierto y de que en algunos momentos se ha producido inestabilidad, como durante los meses de febrero y marzo, el puerto está funcionando bien. Esos períodos de incertidumbre impactaron en los resultados, aunque no lo tenemos cuantificado todavía. Pese a las trabas, la perspectiva es positiva para lo que queda de año, sobre todo en nuestros grandes tráficos, donde el puerto de Tarragona mantiene su posición de liderazgo. Aquí destacaría el agroalimentario, petroquímico y en ciertos tráficos de carga general. Por tanto, la previsión de alcanzar el objetivo de alcanzar de nuevo los 33 millones de toneladas es viable. La citada cifra es nuestra línea verde para seguir avanzando y consolidarnos.

El puerto también está realizando una apuesta decidida por el tráfico de automóviles. ¿Qué estrategia está desarrollando en este segmento?
Diría que es una apuesta por la diversificación. Tarragona ya tenía operadores con tráfico de vehículos. Hemos tomado varias decisiones encaminadas a disponer de nuevos espacios y priorizarlos para cierto tipo de cargas. Creo que ha sido la clave del éxito, en este caso en lo que se refiere al tráfico de vehículos. El esfuerzo, sobre todo desde la parte de dominio público del puerto para optimizar todo el espacio ha contribuido a ello. Tenemos que pensar que, en este momento, el puerto de Tarragona es uno de los recintos que presenta un índice de ocupación más alto. También es un buen ratio y un indicador de la buena gestión, porque intentamos sacar el máximo rendimiento a la gestión de la ocupación. En este caso, el tráfico de automóviles responde a combinar el momento con la oportunidad adecuada.

AndreuW

Josep Andreu preside la Autoridad Portuaria de Tarragona / APT

 

¿Cómo valora que reforma de la estiba haya incluido finalmente que el embarque y desembarque de vehículos quede dentro del ámbito de esta actividad?
Es un tema en el que diría que actuamos de observadores. Se trata de un asunto entre la estiba y las empresas y entre ellos deciden cuál es la mejor fórmula o la más competitiva posible. Nosotros lo único que decimos es que queremos que el puerto de Tarragona sea líder y que ocupe un espacio referente, por ejemplo en tráfico de vehículos. También, con otros proyectos que tenemos encima de la mesa. Pero para que podamos llevar a cabo esos nuevos proyectos, para que sean una realidad, debe haber tanto operadores logísticos como mano de obra.

¿Cree que el nuevo modelo de estiba aportará más competividad?
Si logramos la combinación perfecta para que los operadores logísticos puedan ofrecer una oferta competitiva, con excelentes instalaciones, un puerto con buena accesibilidad, con buenas infraestructuras y, a la vez, se puedan llegar a acuerdos con el actual personal de la estiba, ya habremos recorrido mucho camino. Posiblemente sean necesarias modificaciones y ajustes. La estiba tiene que entender que debe cambiar para ir hacia el nuevo modelo. En mi opinión, entre todos, y desde la autoridad portuaria intentando facilitar el proceso, como una figura mediadora, creo que se puede encontrar la mejor fórmula.

En las últimas semanas, Fomento ha dado nuevos plazos sobre el desarrollo del Corredor Mediterráneo. ¿Es optimista?
Ahora mismo tengo una sensación de absoluta confianza. Muy distinta a la que tenía tiempo atrás. Asistí a la conferencia de Mariano Rajoy en Barcelona donde se comprometió a establecer un calendario concreto, con fechas cerradas. Posteriormente el ministro lo ha reconfirmado en varias ocasiones. El escenario es totalmente diferente a tiempos pasados cuando el calendario era más volátil y más generalista que en la actualidad, que ya establece plazos concretos.

¿Se muestra optimista con el desarrollo de la infraestructura?
Cuando se dice que en dos años tienen que estar acabadas las obras, hay que pensar que las obras no aparecen de la noche a la mañana. Debe haber un desarrollo de los trabajos. Esperamos que pasado el verano o a finales de año, en todo el trayecto entre Vila-seca y Castellbisbal, que para nosotros es el prioritario, las actuaciones sean visibles. Será entonces el momento de valorar qué actuaciones hay, cómo están funcionando, si siguen el ritmo previsto. De momento, absoluta confianza y optimismo en que el calendario se cumplirá.

¿Considera que estos avances serán un factor de atracción para las empresas?
Sí, nosotros hemos rehecho nuestros argumentos comerciales y ya incorporamos el 2020 como fecha donde tendremos en ancho de vía europeo en el puerto de Tarragona.