NoticiasMarítimo

Joaquín Segado: “El sistema distributivo de beneficios entre los puertos no fomenta la competitividad”

Alberto Guerrero

12 septiembre, 2018

Entrevista al presidente de la Autoridad Portuaria de Cartagena

Se cumplen seis meses de la llegada de Joaquín Segado a la presidencia del puerto de Cartagena. Accedió al cargo tras un ejercicio excepcional para el enclave, en el que logró los mejores resultados de su historia. Segado afronta el reto de mantener esta progresión, que ha llevado a Cartagena a convertirse en el cuarto puerto que más ha crecido en los últimos años del sistema portuario europeo.

¿Cómo valora esta primera etapa? ¿Qué objetivos se ha marcado en su presidencia?
La valoración es muy positiva. El puerto de Cartagena es el cuarto más importante de España, el primero de Europa en la exportación de ganado vivo y el primero de nuestro país en el tráfico de graneles. Llevamos varios años creciendo por encima del resto de puertos, por lo que estar al frente de la autoridad portuaria es un orgullo y un reto. El objetivo es consolidar el proyecto, seguir creciendo y hacer del puerto de Cartagena el más moderno y sostenible de España.

Accede al cargo en un contexto generalizado de crecimiento en los tráficos, pero particularmente dulce para Cartagena, que cerró 2017 con sus mejores resultados históricos. ¿Hay todavía margen de crecimiento tras estos resultados?
El año 2017 ha sido el mejor año de la historia del puerto de Cartagena. Hemos crecido en torno a un 15% más que en el ejercicio anterior. Estamos en el top 25 de los puertos de Europa y tenemos la intención de seguir creciendo. De hecho, ya lo estamos haciendo. En granel sólido, en el acumulado anual hasta el mes de mayo, hemos crecido un 26% respecto al año anterior. También estamos creciendo en otras mercancías, como el tráfico de cítricos. En lo que va de año se han movido 15.000 toneladas. Ya hemos duplicado las cifras del ejercicio anterior.

Cartagena es uno de los puertos que batallan por el cuarto puesto del ranking español, junto a Bilbao y Tarragona. ¿Podrá mantener esta posición?
Nuestros esfuerzos están centrados en crecer y generar empleo y riqueza. Como bien dice, nos movemos junto a Bilbao y Tarragona en los seis primeros puestos del ranking, si bajamos a quinta o sexta posición, pero aumentamos nuestros tráficos significa que el sistema portuario español crece y eso es bueno para todos.

En los resultados acumulados del primer cuatrimestre, el puerto cede un 3,5%. En abril de 2017, el crecimiento se situaba en el 8,6%. ¿Es un cambio de tendencia o debemos interpretarlo como un ajuste tras el acelerón del año pasado?
Son muchos los factores que influyen a la hora de realizar las estadísticas. Personalmente la que me importa es la del cierre, ya que a lo largo del año fluctúan los tráficos. Según nuestra previsión cerraremos 2018 con cifras similares a las del pasado año.

El tráfico de graneles es decisivo para el puerto. En 2018 observamos un comportamiento muy diferente entre la evolución de los líquidos, con una caída del 8,4%, y los sólidos, con un repunte del 18,1% en los sólidos. ¿A qué responden estas variaciones tan significativas?
Como he dicho anteriormente son muchas las circunstancias que influyen en el crecimiento o descenso de tráficos, sobre todo si nos centramos en unos meses del año. En concreto la bajada de granel líquido se debe a la parada programada de las instalaciones de Repsol en Puertollano.

El puerto de Cartagena ocupa, desde hace años, la primera posición de la red estatal en términos de rentabilidad. ¿Por qué se repite este resultado?
Desde el año 2011 estamos a la cabeza de los puertos españoles en rentabilidad. Las cuentas de 2017, aprobadas recientemente en el consejo de administración, indican que ha sido del 7,91%. Una de las razones de estos buenos resultados tiene que ver con la rebaja, en los últimos años, de las tasas portuarias. Somos, por detrás del puerto de Algeciras, el enclave con los coeficientes correctores más bajos. Esto nos permite ganar en competitividad.

¿Considera que las autoridades portuarias deberían disponer de mayor autonomía para la gestión de estos beneficios?
La ley de puertos establece un sistema distributivo de parte de los beneficios de las diferentes autoridades portuarias, de tal forma que las que más beneficios obtengan deben aportar a aquellas que obtienen resultados negativos. Este mecanismo es válido para el sostenimiento de todo el sistema portuario español, pero no fomenta la competitividad entre los puertos de interés general.

El puerto de Cartagena continúa sin conocer plazos para su conexión al Corredor Mediterráneo y la puesta en marcha del tercer carril que enlazará con Murcia. ¿Dispone de alguna previsión para la ejecución de ambos proyectos?
Lo que exigimos de todas las administraciones es que haya un acuerdo que permita la llegada del Corredor Mediterráneo lo antes posible.

¿Qué importancia otorga a estas infraestructuras?
El crecimiento del puerto pasa obligatoriamente por estar conectado al resto de Europa de una forma rápida y competitiva por lo que esta infraestructura es importante para nosotros.

¿El crecimiento del tráfico de contenedores requiere la construcción del puerto de Gorguel?
Es fundamental. La dársena dedicada a contenedores en Cartagena está en torno al 80% de ocupación. Contar con esa nueva infraestructura es uno de los retos de futuro, ya que nos permitirá incrementar considerablemente el tráfico de contenedores.

¿En qué situación está este proyecto?
Ya tenemos todos los estudios necesarios relacionados con el medio terrestre. Ahora estamos avanzando en el último informe medioambiental que requiere un proyecto de este tipo. El pasado mes de mayo, aprobamos en el consejo de administración, la firma de un acuerdo con el Instituto Español de Oceanografía para que realice el estudio medioambiental del entorno marino.

Si se materializa esta infraestructura, ¿qué potencial otorga a Cartagena en tráfico de contenedores?
Una nueva dársena supondría incrementar considerablemente el movimiento de este tipo de tráficos. El pasado año superamos los 90.000 teus. Con la puesta en marcha de una nueva terminal habría capacidad para más de 2,5 millones de teus, que nos permitiría posicionarnos mejor en el mercado internacional. Este incremento de los tráficos vendría acompañado de la creación de nuevos empleos. En la actualidad, calculamos que el puerto sustenta unos 12.000 puestos de trabajo entre directos, indirectos e inducidos. Con la puesta en marcha de la nueva infraestructura incrementaríamos esta cifra en 30.000 puestos de trabajo, lo que representa por ejemplo reducir en un 30 % el actual desempleo en toda la Región de Murcia.

¿En qué otros tráficos considera que existe mayor recorrido de crecimiento? El de ganado, por ejemplo, ha crecido de forma exponencial en los últimos años…
Este tipo de tráficos fue una apuesta de la autoridad portuaria para diversificar los negocios y lo hemos conseguido. Desde que comenzamos hace cinco años con este sector, hemos ido creciendo hasta convertirnos en el primer puerto de Europa en exportación de ganado vivo y referente en el transporte por contar con unas instalaciones de vanguardia. Este año ya hemos superado los tres millones de cabezas. Se trata de una mercancía que tiene como principal destino los países árabes. Nuestro objetivo es, en la medida de lo posible, seguir creciendo.

¿Qué expectativas le genera la ZAL de Cartagena? ¿En qué medida considera que logrará dinamizar los tráficos del puerto?
Es una infraestructura básica para Cartagena, la comarca y la región. Supondrá un apoyo y un refuerzo a nuestra oferta comercial como puerto.

¿Considera que falta suelo logístico en la Región de Murcia?
No, falta desarrollar el que ya hay.

¿Qué le pediría al próximo presidente de Puertos del Estado?
Como ente público coordinador del sistema portuario español, le pediría todo su apoyo y colaboración en todos los trámites que se requieren con las diferentes administraciones del Estado para el desarrollo y puesta en servicio de la nueva terminal de contenedores.

¿Y al nuevo ministro de Fomento?
Que continúe con los proyectos en marcha y que inciden directamente en el puerto de Cartagena y la región.