NoticiasCarretera

Guitrans acusa a Francia de causar pérdidas millonarias al transporte en Biriatou

El Vigía

21 septiembre, 2018

La patronal guipuzcoana exige soluciones a Fomento e Interior

La patronal guipuzcoana Guitrans acusa a la gendarmería francesa de provocar una retenciones “intolerables” en Biriatou, en la frontera con Irun, con sus controles “injustificados” que comportan pérdidas millonarias para el sector del transporte, que pueden alcanzar los 40.000 euros por año y camión. “El comportamiento incomprensible de las autoridades francesas sometiendo a los vehículos pesados a unos controles injustificados, incompatibles con el acuerdo Schengen y con los mismos principios de la UE, ocasiona pérdidas millonarias a las empresas de transporte, siendo verdaderamente urgente que las instituciones europeas tomen las medidas necesarias para restablecer el orden en la frontera, obligando a las autoridades francesas a someterse a la norma común”, informa la organización a través de un comunicado.

Las retenciones en Biriatou son un problema recurrente, ya que bien por los controles que realiza la policía gala, bien por la acumulación de camiones tras un periodo de restricción de tráfico, se producen retenciones kilométricas que colapsan el entorno de Bidasoaldea y Donostialdea. Una y otra vez estas retenciones se producen en el lado guipuzcoano, poniendo a prueba los nervios de los conductores y de los profesionales del transporte. “No es un problema de hoy ni de un día, sino que llevamos así muchos años, sin que la administración lo resuelva”, asegura la patronal vasca.

En 2005, el asunto fue llevado ante la Comisión de Transportes de la Eurocámara, y entonces se barajó la posibilidad de eliminar el peaje de Biriatou, para ser cobrado en Irun o en San Juan de Luz. Hoy existe un acuerdo entre Autoroutes du Sud de la France (ASF) y Bidegi, empresas gestoras de las autopistas A-63 y A-8, por el que de manera consensuada levantan las barreras en caso de aglomeraciones. Esta medida se ha aplicado ya en varias ocasiones, aunque con resultados poco satisfactorios.

El Comité Nacional del Transporte por Carretera abordó por última vez esta cuestión en junio y a instancias de Fitrans se volvió a plantear el tema, así como en la reunión celebrada en julio con el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, y la secretaria general de Transporte, María José Rallo. El pasado 12 de septiembre, en la última reunión del pleno del CNTC se retomó la petición de reunión al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Las pérdidas para el sector del transporte son cuantiosas. Según la patronal, un camión pierde por cada hora de retención en torno a 55 euros. Con los datos en la mano, una empresa que está de media 3,6 horas en una retención pierde 198 euros. “Y esto que ocurre el 56% de los días, supondría a una empresa que tuviera un vehículo en cada una de las retenciones ocurridas en un periodo de un año unos 40.000 euros de media. En un sector en el que difícilmente se pueden repercutir los costes, resulta imposible recuperar los gastos de este tipo de incidencias, que no solo producen una pérdida económica, sino, además, un perjuicio aún mayor porque al agotar las horas de conducción en la retención, el transportista no puede llegar a destino con los problemas que eso genera con los clientes y las penalizaciones que les imponen por los retrasos”, concluye.