NoticiasMarítimo

Grimaldi invierte 330 millones en seis buques Ro-Ro con capacidad para 500 remolques

El Vigía

27 abril, 2018

Serán híbridos y un 100% más eficientes que los actuales

Como parte del programa de expansión y modernización de su flota, Grupo Grimaldi ha firmado un acuerdo para la construcción de seis buques Ro-Ro, con una inversión total de más de 330 millones de euros. La construcción ha sido adjudicada al astillero chino Jinling, consolidando así una importante alianza con la naviera napolitana, la compañía líder mundial en el sector de Ro-Ro.

Los nuevos buques, cuya entrega se espera a partir de 2020, tendrán una longitud de 238 metros, una manga de 34 metros y un tonelaje bruto de 64.000 toneladas. Podrán transportar más de 7.800 metros lineales de unidades rodantes, equivalentes a alrededor de 500 remolques. Su capacidad de carga será el doble en comparación con uno de los buques más grandes actualmente operados por el grupo napolitano y el triple en comparación con la anterior generación de naves Ro-Ro.

A la misma velocidad consumirán la misma cantidad de combustible, lo que significa un 100% de aumento de la eficiencia cuando se mide en términos de consumo por tonelada de carga transportada. El diseño de los nuevos buques, llamado Grimaldi Green 5th Generation (GG5G), fue desarrollado por la departamento técnico y de ahorro de energía de Grupo Grimaldi junto con la ingeniería nórdica Knud E. Hansen.

Estos son los primeros ejemplos de una nueva serie de buques Ro-Ro híbridos, que usarán combustibles fósiles durante la navegación y electricidad en el amarre, lo que garantiza cero emisiones en el puerto. Los buques estarán equipados con megabaterías de litio, equivalentes a las de 90 coches Tesla, que les permitirán cubrir las exigencias de energía mientras estén atracados. Estas baterías se recargarán durante la navegación, mediante el denominado peak shaving system, y con la ayuda de 600 metros cuadrados de paneles solares.

La otra gran innovación técnica es el sistema de lubricación de aire bajo la quilla, que crea burbujas que reducen la fricción y la resistencia hidrodinámica y, en consecuencia, el consumo de combustible. El casco de los buques estará cubierto con pinturas de silicio no tóxicas especiales que se caracterizan por su baja superficie rugosa, que reducen también la fricción con el mar sin liberar sustancia alguna en el agua.

En lo que respecta a las emisiones de azufre, los dispositivos especiales a bordo combinarán el azufre liberado por los cilindros de propulsión con la sal contenida en el agua de mar, explotando su reacción química natural, produciendo yeso, que puede reutilizarse en el suelo o desecharse en la naturaleza.

Tres de los buques serán operados por Grimaldi Lines en el Mediterráneo, mientras que los tres restantes, que serán ice-class, serán comprados por la compañía hermana del grupo Finnlines y desplegado en el Mar Báltico. “Reducir el consumo de combustible y, en consecuencia, reducir las emisiones nocivas son imperativos categóricos para nuestro grupo”, ha asegurado el presidente Gianluca Grimaldi.