NoticiasTransporte

Gonzalo Ansótegui: “Se siguen construyendo centros de transporte sin mucho sentido y con una actividad inexistente”

Elena de Jesús

1 marzo, 2018

Entrevista al director-gerente del Centro de Transportes Aduana de Burgos

El Centro de Transportes Aduana de Burgos se encuentra inmerso en pleno proceso de expansión, lo que le permitirá solventar los problemas de saturación de un recinto de 300.000 metros cuadrados que, tras varias ampliaciones, se encuentra al cien por cien de ocupación. La iniciativa consiste en la ampliación del centro logístico de Villafría hacia la zona sur, es decir, entre el actual puerto seco y las pistas del aeropuerto, en 520.000 metros cuadrados, por lo que las instalaciones duplicarán la superficie actual, hasta superar los 800.000 metros cuadrados. Para Gonzalo Ansótegui, quien ha sido el director-gerente del centro durante más de tres décadas, este proyecto les permitirá seguir ofreciendo infraestructura logística en los próximos años.

Con 38 años de historia a sus espaldas, se ha convertido en el centro de transporte más antiguo de España. ¿Qué destacaría de su evolución durante todos estos años?
Destacaría principalmente la evolución en el tamaño de las naves, ya sean de almacenaje o de paquetería. A mediados de la década de los 80, un cliente de paquetería urgente solicitó una nave de 3.000 metros cuadrados. El consejo de administración desechó su ubicación en el centro, ya que entendió que iba a ocupar demasiado terreno en detrimento de los demás operadores. Actualmente tenemos varias naves de 10.000 metros cuadrados y, de hecho, algún operador logístico ha mostrado interés en construir un almacén de 50.000 metros cuadrados de superficie.

¿Cuál es el porcentaje de ocupación de las naves logísticas?
La ocupación es prácticamente del 100%. Cuando queda alguna nave libre se suele ocupar en menos de seis meses.

¿Se han incrementado las rentas?
Durante los últimos años no se ha producido un aumento significativo de rentas. Los precios se ajustaron durante los primeros años de la crisis, 2009 y 2010, periodo en el que renegociamos su precio con los clientes. En algunos casos, llegaron a descender hasta un 30%. Sin embargo, desde hace dos o tres años sí que se ha producido un ligero incremento de las rentas. La situación, desde el punto de vista de alquiler de naves, está mejorando.

Para solucionar estos problemas de capacidad, el puerto seco de Burgos tiene previsto concluir a finales de 2019 su ampliación con 50 nuevas hectáreas. ¿Qué representa esta iniciativa para el centro que dirige?
Llevamos cuatro años trabajando en la ampliación y parece que este año podremos comenzar las obras del vial estructurante y de la urbanización general de la parcela de 220.000 metros cuadrados adosada al puerto seco. El presupuesto inicial es de 9,47 millones de euros. Esta iniciativa nos permitirá seguir ofreciendo infraestructura logística, del tipo que sea al tejido industrial de la región durante los próximos 10 o 15 años.

¿Qué interés ha despertado esta ampliación? ¿Qué sectores son los que están mostrando mayor interés por instalarse en sus instalaciones?

Fundamentalmente, ha despertado el interés de empresas radicadas en Burgos que necesitan ampliar su espacio de almacén. Dentro de estas hay dos tipos de compañías: las que quieren externalizar su logística con un operador y las que quieren tener el control de sus productos y gestionar su logística directamente. También han mostrado interés algunos operadores logísticos de ámbito nacional.

¿Cómo catalogaría la oferta de centros de transporte que existe actualmente en España?
Ha mejorado sustancialmente, pero no siempre se construyen centros de transportes donde hace falta. Se siguen construyendo centros de transporte que no tienen mucho sentido y con una actividad inexistente o prácticamente nula.

¿Qué aspectos deben mejorar todavía estas instalaciones?
Los más significativos cumplen unos estándares de calidad francamente altos, pero hay tantos a nivel nacional que no se puede generalizar. Cada centro es un mundo y tiene sus propias características.

Por otra parte, ¿qué volumen de mercancía gestionó la aduana en 2017?
Durante el año 2015 se realizaron 3.603 despachos, en 2016 se llevaron a cabo 4.396, y en 2017 se despacharon 4.606 camiones, lo que significa que se despacharon alrededor de 20 camiones diarios.

Y en cuanto a la actividad en el puerto seco, ¿cómo se ha comportado en el último ejercicio?
Francamente bien, aunque no existe una correlación entre las cifras del puerto seco de Burgos –tanto en exportación como en importación– con las cifras de comercio exterior –tanto a nivel regional como nacional–. Durante el año 2015 movimos 11.643 teus; durante 2016, un total de 10.134, y al cierre de 2017 se canalizaron 11.206 teus. Los acarreos realizados por nuestra empresa ascendieron a 4.754. En total, gestionamos 173.211 toneladas y se operaron 299 trenes en la terminal de Villafría.

Teniendo en cuenta que el puerto de Santander aumentó un 16,3% sus tráficos en 2017 y el de Bilbao, por su parte, cerró con un crecimiento del 7%, siendo el mayor aumento anual de los últimos 11 años, ¿estos incrementos se han reflejado en la actividad del centro?
Realmente no se puede extrapolar el movimiento de los puertos con los movimientos del puerto seco de Burgos. Al puerto seco le influye directamente que aumenten las exportaciones, las empresas de su zona de influencia o que algún cliente en el hinterland del puerto seco cambie el transporte por carretera y se suba al ferrocarril. No existe una correlación entre el aumento de tráfico de un puerto y el incremento de tráfico del puerto seco de Burgos. Puede ser que el comercio exterior aumente y nosotros bajemos o al revés, que los puertos reduzcan su actividad y nosotros aumentemos los tráficos.

¿Considera que la apuesta del puerto de Barcelona por su terminal representó el gran salto cualitativo en sus tráficos? ¿Tienen previstos cambios en la frecuencia?
En 2006 empezamos con una conexión semanal con el puerto de Barcelona y actualmente disponemos de cuatro trenes semanales. De cara a este ejercicio, nuestro objetivo es contar con un tren diario con el enclave catalán.

¿Tienen previsto establecer más acuerdos con otros puertos para potenciar las conexiones ferroviarias desde Burgos?
En 2006 pusimos en marcha un tren semanal que nos conectaba con Valencia, pero nos afectó la crisis del 2009. De todas formas, nos gustaría volver reactivar esta conexión con el enclave valenciano. En la actualidad, contamos con cuatro trenes semanales con el puerto de Barcelona, dos trenes semanales con el de Bilbao y otro –también semanal– con Huelva. De cara al futuro, vemos conexiones potenciales con los puertos de Gijón y Santander y, más a largo plazo, con el de Algeciras, pero para esto el ministerio de Fomento tendría que apostar por el Corredor Central.

Precisamente la semana pasada, Burgos acogió una jornada donde puertos, Cámaras de Comercio y empresarios reclamaron la apertura completa del Corredor Central, incluyendo la reapertura de la línea directa Madrid-Burgos. ¿Cuáles son sus expectativas con esta infraestructura?
No va a ser fácil reabrir la línea. El ministerio simplemente ha apostado por cerrar un corredor ferroviario, el Madrid-Aranda-Burgos y trasladar el tráfico a otro, el Madrid-Ávila-Valladolid-Burgos, en detrimento de zonas como Aranda y penalizando los recorridos ferroviarios del puerto de Bilbao, que se ve obligado a realizar con sus trenes 86.000 kilómetros de más cada año. El Corredor Central es una demanda del puerto de Bilbao, de la industria de Madrid, del puerto de Algeciras, del tejido industrial de Burgos, de Aranda, Miranda, etc. No se entiende muy bien por qué el ministerio de Fomento está destinando miles de millones al Corredor Mediterráneo y no quiere invertir alrededor de 100 millones de euros en reabrir el Corredor Madrid-Aranda-Burgos, un tren directo que nunca debió cerrar.

En cuanto al Corredor Atlántico, ¿cómo valora su desarrollo?
Se está primando el desarrollo del Corredor Mediterráneo, todos sabemos el motivo. De cara al futuro, naturalmente, su desarrollo será más que importante, crucial para las poblaciones por las que transite.
¿Qué representa la inclusión del puerto seco en la Red Transeuropea de Transportes?
Luchamos por conseguirla durante varios años, pero hoy por hoy no deja de ser meramente testimonial. De cara al futuro, consideramos que sí que tendrá una gran importancia.

El ministerio de Fomento planteaba el año pasado la potenciación del aeropuerto de Burgos en el tráfico de mercancías. ¿Observa potencial para Villafría en este segmento? ¿Cree que podría competir con Foronda?
A nivel de Castilla y León, la carga aérea es prácticamente nula, excepto en momentos puntuales como los de huelgas del transporte por carretera, donde se sustituye el transporte por carretera por el aéreo. Los aeropuertos de carga son los que todos conocemos, Madrid o El Prat, entre otros, ya que la carga, en un elevado porcentaje, se transporta en las bodegas de los aviones. El Aeropuerto de Burgos, tal y como ha llevado a cabo el Aeropuerto de Vitoria, debería intentar que se ubicara alguna empresa de paquetería urgente, como es el caso de DHL en Foronda. Otra alternativa del Aeropuerto de Burgos pudiera ser el especializarse en el mantenimiento de aeronaves. Respecto al tráfico de pasajeros, no creo que la zona de influencia del Aeropuerto de Burgos genere suficiente masa crítica para mantener vuelos regulares, ni siquiera el de Valladolid, que tiene más población.

¿Qué expectativas supone esta posibilidad para el centro de transportes?
No creo que tuviera mucha influencia. El desarrollo del centro lo veo más enfocado a la construcción de grandes instalaciones logísticas. En este sentido, en Castilla y León sí que existe un déficit de este tipo de instalaciones.

¿Qué le piden con más urgencia a Fomento?
La reapertura del corredor ferroviario Madrid-Aranda-Burgos. Asimismo, que no se olvide del Corredor Central, pues da la impresión de que sólo existen el Eje Atlántico y el Mediterráneo.

Por último, ¿cómo se preparan para recibir megacamiones a su centro?
Varias empresas han realizado pruebas con el acceso de megacamiones a sus instalaciones y el resultado ha sido ampliamente satisfactorio. Desde el inicio, concedimos gran importancia a los viales amplios, a las amplias zonas de maniobra, al aparcamiento de vehículos pesados, a los amplios radios de giro, lo que facilita en gran medida el tránsito de megacamiones por el recinto.