NoticiasTransporte

Froet carga contra “los directivos de patronales que usan falsas cooperativas de transporte”

El Vigía

30 enero, 2018

“O constituyen empresas buzón y aquí no pasa nada”, afirma Pérezcarro

El secretario general de Froet, Manuel Pérezcarro, ha arremetido contra los directivos de organizaciones empresariales del transporte que “transgreden las leyes con diferentes excusas, normalmente la competitividad, aunque incurran en una competencia desleal frente a las empresas que son escrupulosas en el cumplimiento de la ley”. En un artículo titulado Código de conducta, publicado en la web corporativa de la organización, Pérezcarro recuerda que no es la primera vez que denuncia públicamente este tipo de hechos, y se pregunta si podría considerarse inmoral o falto de ética que un alto representante de una organización empresarial estuviese cometiendo con su empresa una ilegalidad que afecta a los intereses del sector que representa y que siguiese en su cargo.

El responsable de la Federación Regional de Organizaciones de Transporte de Murcia no pone nombres pero insiste en su denuncia sobre la existencia de “directivos de organizaciones empresariales de transporte que utilizan falsas cooperativas de transporte o constituyen empresas buzón y aquí no pasa nada”. “Un empresario tiene obligación de defender los intereses de su empresa, pero esto tiene el límite que impone el marco de la legalidad que nunca debe rebasarse, siendo consciente el empresario que así lo hiciera de que deberá asumir la responsabilidad de sus acciones”, asegura Pérezcarro, que advierte de que “algunas de estas empresas de transporte que incumplen la legalidad no tienen remilgos en saltarse el código de conducta que dice regir su compañía, difundido a través de su web corporativa y que tiene por objeto establecer las pautas que han de presidir el comportamiento ético de todos sus administradores y directivos de la misma, estableciendo dicho código, entre otras muchas cosas, que el cumplimiento de todas las leyes y regulaciones aplicables nunca debe comprometerse”.

Finalmente, Pérezcarro cuestiona “qué hacen estos directivos en los órganos de gobierno de una organización de transportistas que defiende a ultranza el cumplimiento de la legalidad y dónde están los principios éticos exigibles a los administradores de una compañía que propugna el cumplimiento de las leyes”, y les insta a “poner fin a estas incongruencias o nos estaremos cargando la credibilidad y seriedad de nuestras organizaciones, de nuestras empresas y los valores que decimos defender”.