NoticiasTransporte

Fomento invertirá 50 millones para promover la innovación en el transporte hasta 2020

El Vigía

2 noviembre, 2017

El objetivo es digitalizar e interconectar todos los modos de transporte

El ministerio de Fomento tiene previsto invertir 50 millones de euros en tres años en su nuevo Plan de Innovación para el transporte y las infraestructuras 2017-2020, cuyo objetivo pasa por digitalizar e interconectar todos los modos de transporte, desde los tradicionales hasta el vehículo eléctrico, el autónomo, e incluso el reparto con drones.

El programa, que marca una hoja de ruta y pretende integrar y coordinar toda la actividad en materia de innovación de las empresas e instituciones del Grupo Fomento, identifica cuatro ejes estratégicos, tales como la experiencia del usuario; las plataformas inteligentes; las rutas inteligentes; y la eficiencia energética y la sostenibilidad. Estos ejes se estructuran, a su vez, en 21 líneas estratégicas, que se concretan en 67 iniciativas.

Con este posicionamiento, el objetivo del departamento que dirige Íñigo de la Serna es favorecer la constitución de un ecosistema innovador que integre todos los sectores de la sociedad y articule una red de conexiones entre ellos, con un papel destacado para la interacción con las startups que permitirán acelerar la integración de la tecnología en los proyectos. Se trata por tanto, de una “apuesta clara por la digitalización, la eficiencia energética y la sostenibilidad”, apuntan desde Fomento, cuyo plan pretende, además, elevar la rentabilidad económica y social de las inversiones, incrementando la efectividad de la inversión pública y privada.

de la sernaaEntre otras cuestiones, el plan hace especial hincapié en el desarrollo de un ecosistema de plataformas inteligentes en los ámbitos ferroviario, aeroportuario y portuario, que se integre con las plataformas de las ciudades, de forma que ofrezca a los usuarios información relevante en sus desplazamientos. Se integrará también una plataforma inteligente de mercancías, que constituya un elemento innovador logístico, intermodal, eficiente y automatizado, que combine la entrega de mercancías por ferrocarril y última milla, mediante un sistema global de gestión de las flotas.

Otros de los elementos fundamentales serán la aplicación de la metodología BIM (Building Information Modeling) en las estaciones, los aeropuertos y los puertos inteligentes, así como el Cielo Único, que pretende impulsar la evolución de la navegación aérea hacia la interoperabilidad, optimización del espacio aéreo y los nuevos paradigmas de gestión, generando proyectos nacionales que puedan ser exportados a nivel internacional.

En cuanto a las rutas inteligentes, contemplan la digitalización de la carretera y el ferrocarril, así como el desarrollo de sistemas de modelización y predicción que generen territorios inteligentes. En este contexto, el plan fomenta la conectividad entre vehículos, infraestructuras, organizaciones y usuarios para lograr un sistema de transporte eficiente y seguro. Según destacan desde Fomento, el vehículo conectado se convertirá en el sensor que monitorice la carretera, permitiendo la implantación de modelos predictivos de aprendizaje automático.

El control dinámico del tráfico, el reconocimiento anticipado de condiciones de congestión en la carretera y la gestión dinámica de la conducción son algunos ejemplos de aplicación de estos desarrollos. A este respecto, el ministerio desarrollará un Modelo Nacional de Transporte Multimodal para Viajeros y Mercancías que, integrado con el resto de plataformas inteligentes, permitirá que todos los agentes puedan disponer de una herramienta con información actualizada y unificada. “El plan demuestra una apuesta clara por los nuevos paradigmas del transporte como es el caso del sistema Hyperloop, y que se manifiesta en la futura creación de una comisión que fomente iniciativas público-privadas que analicen las posibilidades de implantación de este sistema”, indican desde Fomento.

Por último, potenciar el uso de sistemas de generación de energía renovable, sistemas de almacenamiento y sistemas de distribución de la energía excedente para su autoconsumo o su reinversión a la red es una de las iniciativas que forma parte del cuarto eje sobre eficiencia energética y sostenibilidad. Además, se desarrollará un Plan Nacional de Infraestructura para el Vehículo Eléctrico y otros Vehículos con Energías Alternativas, que estudiará la implantación de una red de puntos públicos de recarga que aseguren la autonomía completa de estos vehículos en carretera, espacios públicos y grandes nodos de transporte. Por otra parte, se definirán los estándares y normativa necesarios para regular la implantación del vehículo autónomo, que asegure que la introducción de esta nueva tecnología se realiza en condiciones de seguridad.