NoticiasInfraestructuras

Fomento fija para 2017 la conclusión de las obras de la variante de Vallirana

El Vigía

16 octubre, 2015

El presupuesto vigente del proyecto asciende a 143 millones de euros

El ministerio de Fomento se ha marcado un plazo de dos años para finalizar la ejecución de la variante de Vallirana, en la carretera N-340. La obra, de 2,4 kilómetros de longitud, incluyen un túnel de dos tubos, uno para cada calzada, de 1,4 kilómetros de longitud cada uno, y constituye una de las demandas históricas en materia de infraestructuras, no sólo de esta localidad barcelonesa, sino de la administración y sociedad civil catalana, que ha criticado insistentemente los más de 25 años de retrasos que acumulan estos trabajos.

La ministra Ana Pastor ha acudido a Vallirana para visitar las obras, que se retomaron hace menos de un año tras la interrupción que sufrió el proyecto en 2011 por falta de fondos. Ahora, el presupuesto vigente de las obras asciende a 134,49 millones de euros, cantidad que sumada al coste de redacción del proyecto, al importe estimado de las expropiaciones y a la asistencia técnica para el control y vigilancia de la obra arroja una inversión total de 142,7 millones de euros, según la información ofrecida desde Fomento. La variante ofrecerá un trazado alternativo a los más de 19.000 vehículos que, de media, circulan diariamente por la travesía de la carretera N-340, una vía de especial relevancia por tratarse de la principal alternativa libre de peaje a la AP-7 para enlazar las provincias de Barcelona y Tarragona.

Por su parte, la alcaldesa de Vallirana, Eva Martínez, ha celebrado la visita de la ministra y mostró su confianza en los plazos previstos por Fomento. “Este ministerio ha cumplido todo lo que ha dicho que haría”, aseguró. Asimismo, ha confiado en que el futuro Gobierno que salga de las elecciones del 20 de diciembre mantendrá el compromiso con este proyecto.

Ana Pastor ha asistido también la semana pasada al acto de puesta en servicio del tramo El Morell–variante de Valls de la autovía A-27, de 9,5 kilómetros el martes, y que dará continuidad al único tramo operativo de 7,8 kilómetros, inaugurado por la propia ministra en el verano de 2013. Se trata también de una infraestructura largamente reivindicada por el territorio, ya que la única conexión gratuita entre la costa y el interior es la N-240, caracterizada por el tráfico de camiones y la circulación densa.

La A-27 representa, además, una de las grandes aspiraciones del puerto de Tarragona, ya que esta vía representa la salida natural del enclave hacia el interior de la Península. Su presidente, Josep Andreu, ha reiterado en numerosas ocasiones la importancia de esta autovía y ha reclamado agilizar la conexión con la AP-2 en Montblanc, que se licitará el año próximo, según explicó el ministerio de Fomento la semana pasada.

Pastor pactará con el Govern ayudas para el desvío de camiones
La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha anunciado que se reunirá “en los próximos días” con la Generalitat para consensuar el sistema de bonificaciones para incentivar el desvío de camiones desde la N-340 a la AP-7 al norte de Castellón y al sur de Tarragona, en el tramo Peñíscola-L’Hospitalet de L’Infant; y al norte de Tarragona, en el tramo Vilaseca/Salou-Vilafranca.