Foment constata el “poco avance” realizado en infraestructuras en 2019

por El Vigía

Foment del Treball lamenta que las infraestructuras estratégicas catalanas, principalmente competencia del Estado, como el tronco central del Corredor Mediterráneo, los accesos viarios y ferroviarios a los puertos de Barcelona y Tarragona o la autovía orbital B-40, “o están paradas o se están ejecutando a un ritmo lento o muy lento”. La patronal catalana apunta a la infraestructura ferroviaria, que “sigue recibiendo inversiones claramente insuficientes”, y subraya que entre 2015-2018 los principales organismos estatales han invertido en Catalunya solo 1.474 millones de los 2.566 millones presupuestados, solo el 57%, y se han dejado de invertir 1.092 millones.

El vicepresidente Joaquim Llansó y el secretario general adjunto, Salvador Guillermo, han presentado este jueves los datos actualizados de sus principales estudios anuales. La entidad constata que 2019 ha sido un año de “exiguos resultados” en cuanto a infraestructuras, con una inversión pública “extraordinariamente baja, cosa que limita la inversión empresarial”. El peso de la inversión pública respeto al PIB se quedó en España en el 2,0%, el tercero más bajo tras 2016 y 2017, y uno de los más bajos de la UE (media 3,0%). Este retroceso de la inversión pública en un momento de expansión económica se debe a que la reducción del déficit se ha realizado a costa de esta. Así, el peso de la inversión pública en el total del gasto público ha pasado del 12% en 2007 al 5% en 2019. Por ello, los presupuestos de infraestructuras y equipamientos se sitúan en “mínimos históricos”.

Foment considera el Corredor Mediterráneo una “infraestructura clave” en el transporte de mercancías para incrementar el potencial de la economía catalana y de toda la fachada mediterránea. Y recuerda que los proyectos han ido retrasándose a lo largo de los años. “Durante 2018 y 2019, se han reactivado y, según lo previsto, en 2020 finalizará el tercer carril entre Catellbisbal y Martorell, y en 2021, el tercer hilo del tramo Castellbisbal–Tarragona y la conversión de la doble vía de ancho ibérico a ancho internacional entre Castelló y Tarragona”, aseguran.

En cuanto a la ejecución de las inversiones del Estado en Catalunya, el año pasado ascendió a 811,8 millones de euros (670,8 millones en infraestructuras de transporte), un 7,3% más que el año anterior. Este importe representa el 7,9% del total de las obligaciones reconocidas y el 10,8% de las regionalizables (Galicia 16,6%, Madrid 14,7%, Castilla y León 11,9%, y Andalucía 9,1%). Por su parte, la Generalitat de Catalunya ejecutó el 83% (76% en 2018) de las inversiones reales, 366 millones (448 millones un año antes).

 

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies