Fetransa asegura que la salida del régimen de módulos convertiría a los transportistas en falsos autónomos

por El Vigía

Fetransa insiste en su campaña de defensa del modelo de tributación por módulos. La federación de transportistas ha emitido este viernes un comunicado para trasladar a los ministerios de Fomento y Hacienda la necesidad de mantener este régimen de tributación, al que se acogen en España más de 110.000 profesionales del transporte, según los datos ofrecidos por la asociación.

“El ataque al sistema de cotización por módulos pretende reforzar la repetida teoría de las diferencias en la cotización, olvidando las consecuencias de una supresión de este sistema: la desaparición de miles de puestos de trabajo y de servicios que pasarían a ser ocupados por empresas deslocalizadas y falsos autónomos, amparados por cooperativas que favorecen el fraude con este tipo de cotización”, sostiene Fetransa.

La federación considera que el sistema de módulos es “una garantía para el ministerio de Hacienda, ya que pase lo que pase e independientemente de los resultados que se obtenga, el uno de enero de cada ejercicio se tasa la cantidad de IRPF por la que tendrán que rendir cuentas a Hacienda”.

De este modo, explica Fetransa, aunque el profesional no consiga obtener los ingresos previstos o se incrementen sus gastos (por ejemplo, que se incremente el precio del diésel), tendrá que pagar al fisco el importe acordado. “Algo que no ocurre en aquellos que optan por el sistema de estimación directa que, en el caso de que no obtengan beneficios, ven reducida su carga impositiva puesto que no tienen que abonar cuantía alguna por Impuesto de Sociedades”, asegura la federación.

“Además -continúa la federación-, las empresas pueden acogerse a una serie de deducciones que son ajenas a un transportista por cuenta propia, lo que reduce aún más su factura fiscal”. De hecho, Fetransa explica que la propia Agencia Tributaria calcula que el tipo real por el que acaban pagando las compañías del sector del transporte es del 10,95%.

Por otra parte, la organización destaca la sencillez de este tipo de cotización como un elemento fundamental por sus facilidad de ejecución y escasos trámites, “uno de los principales valores a tener en cuenta, ya que se adapta al perfil del usuario, obligado sistemáticamente a tener que asumir conocimientos diversos para sacar adelante su actividad”.

Según los datos proporcionados por Fetransa, los costes que asume un transportista autónomo por cabeza de camión son superiores a los de las empresas de tamaño medio y grande. Asegura que el autónomo soporta una media de 124.000 euros en costes cada año, mientras que en los operadores con flotas de entre cinco y 20 camiones se reducen sus costes a 123.000 euros. Para las empresas que superan la veintena de camiones, la cifra se rebaja a 119.000 euros, “es decir, por término medio, a un transportista autónomo le cuesta su camión 5.000 euros más cada año que a una empresa”, sostiene Fetransa.

Para la federación pasar a otro tipo de cotización “supondría elevar su gasto hasta una cantidad totalmente inviable para una gran parte de estos profesionales, que se verían irremediablemente abocados al abandono de la profesión”. Consideran que el actual límite de facturación de 125.000 euros para poder acogerse a módulos “es algo escaso, estimando que se aproximaría más a la realidad situar el límite de cotización en el entorno de los 150.000 euros”.

“En cualquier caso, cualquier intento de armonización fiscal no debería ser previo a una armonización a nivel europeo y con unos periodos transitorios razonables para que el sector se puede adaptar”, concluye Fetransa.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies