Ferrmed analiza los tráficos ferroviarios de los nueve corredores centrales europeos

por El Vigía

Con el beneplácito de Bruselas, Ferrmed ha puesto en marcha un estudio sobre tráficos y optimización del reparto modal en los principales corredores de la red central europea. La entidad parte de la base de que el impacto del transporte de mercancías en el medio ambiente representa el 30% del total de las emisiones del sector, además de que “contribuye substancialmente a la congestión, a los accidentes y a la polución”. En esta situación, para Ferrmed la transferencia al ferrocarril es un “tema clave”. Comparado con la carretera, el ferrocarril de mercancías tiene un consumo energético seis veces menor, así como seis veces menos costes externos que la carretera.

“Teniendo en cuenta que no ha habido aumentos en la cuota ferroviaria de mercancías en Europa en quince años (17,9% en 2005 y 17,3% en 2017) y que la red central transeuropea es demasiado extensa (80.000 kilómetros), el paso de tráficos de la carretera al ferrocarril requiere concentrar las inversiones en una parte selectiva del core network. La que ostente mayores tráficos”, afirma la entidad.

Además de las ventajas económicas (menos coste del transporte), las de carácter medioambiental son enormes. Se podría lograr un ahorro de 40 millones de toneladas de emisiones anuales y contener el número de camiones en las autopistas. El estudio pretende facilitar el establecimiento de prioridades de actuación en cada Estado miembro. También busca ser una “herramienta fundamental” en la revisión del reglamento TEN-T prevista por la Comisión para 2021.

EL LIBRO BLANCO DE LA COMISIÓN

Asimismo, el estudio concretará los tráficos por modo de transporte y de forma global sección por sección, de los nueve corredores del core network de la UE. Definirá las medidas que hay que tomar para optimizar el reparto modal en las zonas más congestionadas, país por país, y propondrá las actuaciones a llevar a cabo en la red ferroviaria para alcanzar los objetivos del Libro Blanco de la Comisión (30% del transporte de mercancías terrestre en distancias superiores a 300 kilómetros remolcados por ferrocarril o por barcaza para el año 2030) en las secciones de los corredores con mayor tráfico, hasta un 60% del tráfico total.

Complementariamente, en el transporte ferroviario se analizarán las terminales intermodales estratégicas. Para cada sección se identificarán el número de trenes, la longitud máxima admisible de los de mercancías (que deberían ser de 740 metros en una primera fase y de 1500 en la fase definitiva), los gálibos de carga permitidos (que deberían ser P 400 o GC-C), los cuellos de botella y el estado de implantación del sistema Ertms. Además, se relacionarán las innovaciones a introducir en el material rodante de mercancías para atender a los llamados trenes inteligentes.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies