Los transportistas discrepan sobre el certificado de servicio esencial

por El Vigía

Las principales organizaciones del sector difieren sobre la necesidad de un certificado que acredite si un transporte es o no esencial mientras dure el confinamiento decretado por el Gobierno ante la expansión del coronavirus. Desde este martes, el transporte de mercancías por carretera queda reducido a servicios esenciales, es decir, el abastecimiento de productos básicos para la población: alimentación, productos de limpieza e higiene y material médico y farmacéutico, y gestión de residuos. Según el real decreto-ley aprobado el domingo, todos los vehículos de transporte de mercancías que no sean estrictamente esenciales, los ya comentados más aquellos que resulten fundamentales para el normal funcionamiento de los servicios básicos, deberán permanecer parados en sus bases.

Según la Confederación Española de Transporte de Mercancías, “esto quiere decir que será el uso final que se le vaya a dar al producto a transportar el que determine si una operación de transporte puede o no realizarse: por ejemplo, podremos transportar arena de sílice para una fábrica de botellas de agua, pero no para la obra de un particular”. De hecho, muchos cargadores estarían facilitando ya un certificado que confirma, en caso de inspección, que la mercancía que transportan tiene como destino una actividad esencial. “En nuestra opinión, esta práctica debería convertirse en obligatoria”, puntualiza CETM.

FENADISMER SE OPONE

Si la principal patronal del transporte insta a los cargadores a librar certificados de actividad, la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España lo rechaza. “Que los transportistas tengan que exigir a su cliente cargador un certificado sobre la mercancía transportada para poder mostrarlo en carretera o en vía urbana ante un agente de control o seguridad, no hace sino ocasionar burocracias innecesarias que solo contribuyen a ralentizar su indispensable actividad”.

Fenadismer aclara que el decreto de confinamiento “no determina qué mercancías son o no esenciales, lo único que establece es qué actividades son declaradas no esenciales a los únicos efectos de que el personal asalariado, que no los autónomos, deban permanecer en sus domicilios durante dos semanas”. Y ponen el ejemplo de un camión hormigonera que transporte hormigón, que estará realizando una actividad esencial si su destino es un hospital u otro servicio esencial.

Por la misma razón, la federación denuncia “algunos de agentes que están llevando a cabo controles en carretera a los camiones, ocasionando graves trastornos a la necesaria fluidez en la distribución de las mercancías necesarias para garantizar el abastecimiento”. A su entender, lo único que debería controlarse es que las industrias y establecimientos cuyas actividades han sido declaradas no esenciales cumplen con el decreto ley.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies