F. Aranda (UNO): “Fomento debe dar un segundo impulso a la Estrategia Logística para evitar que quede dormida”

por El Vigía

Una vez renovada su cúpula directiva, UNO afronta con nuevos aires la representación del sector logístico. El secretario general de la patronal, Francisco Aranda, desgrana en esta entrevista las propuestas de la organización en materia laboral, formativa, operativa e institucional. Con el objetivo de lograr aumentar la eficiencia y la competitividad de los operadores logísticos como principal premisa, UNO afronta renovada el nuevo ciclo económico, lleno de retos para el sector, con importantes perspectivas de crecimiento a corto plazo y considerando al transporte por carretera como un aliado estratégico para afrontar la salida de la crisis.
Como patronal, ¿cuál es la principal preocupación de UNO hoy?
Lograr que las empresas del sector superen el bache de la crisis económica y mejorar el ecosistema en el que funcionan, para que puedan obtener una mayor productividad, sean más competitivas y generen más riqueza y empleo. Ésa es la principal preocupación. Desde que Juan Pablo Lázaro es presidente de UNO, nuestro foco está en tratar a nuestros asociados como a clientes, posicionarlos como prioridad en las estrategias de la asociación.
¿Hacia dónde van encaminadas esas estrategias que comenta?
Hay dos grandes líneas de trabajo. Por un lado, conseguir que UNO como organización esté en los principales foro de decisión empresarial. Por otro, queremos también transmitir la importancia económica de nuestras empresas. Que se conozca aún más la trascendencia que tiene en sí mismo nuestro sector como generador de riqueza y empleo, con una aportación al PIB de casi el 6%, más de 800.000 empleos y una inversión en TICs tremendamente importante. Queremos que todo eso se conozca mucho más, como sucede en otros países de la UE.
A su llegada a UNO, Juan Pablo Lázaro explicó que apostaba por la creación de mesas de trabajo para avanzar en diferentes ámbitos y que no todo dependiera de la figura del presidente. ¿Están funcionando así? ¿Qué temáticas tienen esas mesas?
Tenemos un presidente que no es nada presidencialista, todo lo contrario. La operativa fundamental de las asociaciones empresariales son sus comisiones consultivas de trabajo, que son las que deben de ir desarrollando iniciativas que posteriormente necesitan aprobarse en una junta directiva y que van avanzando en esa línea. Tenemos comisiones consultivas de recursos humanos, de asuntos jurídicos, de couriers internacionales y de formación. Además, estamos terminando de poner en marcha otra de operaciones. Lo que queremos es tomar las decisiones de una forma colegiada y consensuada entre todos.
entrevista 1
El presidente de UNO es presidente de CEIM y vicepresidente de CEOE, ¿puede perjudicar a UNO su dedicación al mundo asociativo en el sentido de restarle tiempo?
No, al contrario. Juan Pablo Lázaro es un empresario del sector desde hace muchísimos años. Es de los empresarios que tienen la generosidad de participar en el mundo asociativo. Tiene una actividad asociativa muy importante: fue presidente de la Confederación Española de Jóvenes Empresarios y de la Confederación Iberoamericana de Jóvenes Empresarios; fue premio joven empresario, entregado por el Rey, y presidente de la Asociación de Marketing Digital. Ahora, es presidente de CEIM y vicepresidente de CEOE. Todo eso es una experiencia tremendamente enriquecedora para UNO como organización y multiplica la influencia del sector en todos esos foros en los que se mueve el presidente.
UNO se ha mostrado siempre a favor de ampliar pesos y dimensiones de los vehículos. ¿En qué benefician a los operadores logísticos los megatrucks y las 44 toneladas?
Estamos radicalmente a favor de cualquier medida que mejore la competitividad de nuestras empresas y, por tanto, de nuestra economía, porque eso es un multiplicador de riqueza y de empleo. Y no sólo nosotros, las principales industrias de nuestro país han manifestado que la puesta en marcha tanto de las 44 toneladas como de las 60 toneladas sería una inyección de competitividad para esos sectores. Por lo tanto, no tenemos más que sumarnos. Sería poco generoso cerrarse a una medida que desde todos los puntos de vista es beneficiosa para nuestra economía y también para nuestras empresas.
Muchos transportistas no están de acuerdo…
Es cierto que el transporte señala que a corto plazo podría suponerle algún perjuicio. Ante eso, proponemos que la medida no se tome de forma inmediata, si no que haya un plazo razonable para su puesta a punto y que se complemente con otras iniciativas que, de alguna forma, sufraguen cualquier perjuicio que pueda ocasionar la modificación de pesos y dimensiones a ese subsector de la cadena logística. No podemos decir que no a la medida si no hay un argumento empresarial, ni económico para ello.
¿Asumirían los operadores el coste extra de transportar más por viaje?
Eso son negociaciones entre el cliente y el proveedor.
¿Hay mucho margen de mejora en cuestiones laborales en el sector?
Los directores de Recursos Humanos de las empresas de nuestro sector están muy en la vanguardia. Teniendo en cuenta que la legislación laboral en nuestro país todavía es muy rígida, a pesar de las mejoras que ha habido con la última reforma laboral, hacer frente a los picos de demanda de los clientes de forma eficiente conlleva ser muy creativo, como han demostrado los operadores logísticos.
Por otro lado, éste es un sector que lleva ya tiempo trabajando en modalidades salariales variables y eso es un elemento fundamental, porque liga el salario a la situación de la empresa. Éste es el debate que proponemos en este momento en UNO y también en la CEOE, ya que tenemos que modernizar nuestros paquetes salariales y no referenciarlos al IPC ni a otras referencias antiguas, si no a cuestiones mucho más cercanas a la realidad, como la situación de las empresas.
¿Dónde se tiene que trabajar para lograr mejoras en esa línea?
A nivel global, tenemos que seguir trabajando en modernizar nuestro sistema de relaciones laborales. En ese sentido, tenemos un problema y es que hay muchísimos convenios colectivos en nuestro país en este sector, una amalgama muy compleja tanto para el empleador como para el empleado.
¿Se pueden mejorar los costes laborales del sector logístico?
España tiene un problema de elevados costes laborales, porque las cotizaciones sociales muy elevadas con respecto a Europa. Por lo tanto, lo primero que habría que hacer es reducir las cotizaciones sociales. Por otro lado, habría que trabajar en una mayor flexibilidad de nuestro marco laboral, hacerlo más flexible para que se pueda adaptar a las necesidades de la demanda. De esa manera, seremos mucho más eficientes y ahorraremos costes que no tienen mucho sentido, sobre todo en ámbitos como éste, donde existen muchas puntas de demanda.
¿Qué estimaciones tienen sobre la evolución del sector?
Prevemos que este año sea de transición y, si logramos mantener una estabilidad política, el año próximo podría ser un ejercicio de importante crecimiento para nuestro sector.
¿Cómo valora la Estrategia Logística y medidas en ella incluidas como el Observatorio del Transporte y la Logística?
Estamos tremendamente satisfechos con el resultado del Observatorio, porque va a ser una herramienta de gestión muy válida para nuestras empresas. Estamos satisfechos de que la logística se haya incorporado al Observatorio y al ministerio, pero nuestra percepción es que la Estrategia Logística está un poco paralizada y necesita un segundo empujón importante para que no quede dormida. Así se lo hemos comunicado a Fomento. La Estrategia tuvo un buen arranque, pero ahora necesita un empujón importante.
Aunque la Estrategia contempla una ley de la Logística, Fomento parece no encontrar argumentos para desarrollar una ley sectorial propia. ¿Qué opinión le merece la deriva que ha tomado esta reivindicación tradicional de UNO y que ahora el ministerio apueste por introducirla en la ley de Ordenación de los Transportes Terrestres y su reglamento?
Para nosotros, lo importante es que nuestras necesidades queden recogidas. El formato da igual. Si existen otros formatos que a lo mejor son incluso más rápidos o eficaces, no tenemos inconveniente en que se regule a través de ellos. Queremos mejorar el sector, para definir cómo hacerlo ya están los políticos.
Las ayudas a la formación fueron uno de los temas más polémicos que dejó abiertos Gonzalo Sanz a su salida de UNO. ¿Qué opina sobre ellas?
La formación es un aspecto crucial para nuestro país y para este sector, que al estar en permanente modernización y adaptación tiene en ella una herramienta fundamental. De la formación, me preocupan dos cosas: que las ayudas se dediquen estrictamente a formación, es decir, que se haga un buen uso de esos recursos, y que haya una evaluación y control de los resultados. Eso conlleva un control administrativo en el primer caso y una evaluación, en el segundo. La formación es una herramienta para conseguir que el desempleado se integre en el mundo laboral o que el trabajador empleado obtenga mayor empleabilidad. Por lo tanto, es perfectamente evaluable si la formación está siendo eficiente o no. Creo que hace falta esa segunda parte sobre la evaluación y la medición del impacto de esa formación en el empleo. Por otra parte, una cuestión muy importante que recoge la ley de Formación del ministerio de Trabajo es que la formación no puede estar sometida a un catálogo rígido, especialmente si se trata de un sector tan dinámico como el nuestro.
entrevista 2
Da la sensación de que, con la salida de Gonzalo Sanz, UNO ha mermado su actividad institucional, ¿es así? ¿Se busca tener una nueva imagen de la asociación y huir de las ‘guerras de guerrillas’ que se llegaron a crear?
Nosotros no estamos para hacer ni guerras ni guerrillas. Estamos para mejorar los problemas comunes de nuestras empresas. En este momento, tenemos una actividad institucional y política a todos los niveles, no sólo con Fomento, también con otros ministerios, comunidades y ayuntamientos.
Hace unos meses se reunieron con Aena, ¿qué solicitaron al gestor aeroportuario y qué compromisos obtuvieron de la entidad?
Para nosotros, la carga aérea es una prioridad estratégica. Lo que hicimos fue transmitirle a Aena que somos un cliente para los aeropuertos, igual que lo son las líneas aéreas de pasajeros, y con un enorme potencial de desarrollo. Le transmitimos que es necesario dar una mayor importancia al sector de la carga aérea y encontramos bastante receptividad. En este momento, estamos arbitrando mecanismos de colaboración para mejorar la actividad de nuestras empresas de carga aérea en los principales aeropuertos del país. Hay que compatibilizar urgencia, que para nosotros es fundamental, con gestión de Aduanas y seguridad.
¿Está UNO incorporada a los comités facilitadores de carga aérea?
Sí. De hecho, eso lo fue lo primero que solicitamos, porque en un principio no estábamos.
¿Es la carretera un enemigo?
No, ¿por qué va a ser un enemigo?
En los últimos años, UNO tuvo una relación algo tensa con la carretera…
No puedo hablar de qué se hizo o no antes, porque yo no estaba. Lo que sí puedo afirmar es que la carretera no es un enemigo, en absoluto. Es una parte muy prioritaria de la actividad de la cadena logística. Lo que tenemos que hacer entre todos es mejorar la cadena y hacerla muy eficiente.
¿Se plantean alianzas con alguna otra asociación?
UNO tiene una filosofía integradora puesta en práctica y estamos convencidos de que cuanta mayor representatividad exista, mucho más eficiente será el trabajo. No obstante, no hay ninguna propuesta de ese tipo sobre la mesa a día de hoy.
¿Qué necesita el sector logístico de la Administración?
Simplificar las cargas administrativas y que se produzca una privatización real, y subrayo real, de Correos, el operador público postal. También que se logre una homogeneización de los criterios de inspección de vehículos o instalaciones en las diferentes comunidades autónomas, porque hoy lo que es aceptable en una comunidad no lo es en otra vecina. Por ello, pedimos que se dicten criterios de interpretación homogéneos en el cuerpo de inspectores. Además, es necesario que se abran de verdad los concursos públicos de servicios postales de una forma transparente a todos los operadores del mercado y que no se dirijan a uno en concreto.
¿Se lo han propuesto a Fomento?
Sí. Además, también vamos a pedir al ministerio que ponga en marcha cuanto antes el proceso de actualización de los códigos postales, porque mejora la eficiencia de las empresas y reduce los costes, pero también beneficia a la sociedad en general. La demanda consiste en ampliar el código. Actualmente el código tiene cinco dígitos y nuestra propuesta es llegar a ocho, porque con ellos tendríamos perfectamente definido, a través de geolocalización, hasta el portal de destino y eso es de gran eficiencia.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies