NoticiasMarítimo

Europa alerta del riesgo de los contenedores fumigados para los trabajadores portuarios

El Vigía

16 abril, 2018

Un informe señala que se ha subestimado la exposición a los pesticidas que se aplican a las mercancías

La Agencia Europea para la Seguridad y la Salud ha emitido un informe para alertar de los riesgos a los que están expuestos los trabajadores portuarios al abrir los contenedores de transporte fumigados. El estudio considera que existen “lagunas significativas” en las medidas de prevención, por lo que establece una serie de recomendaciones que deben aplicarse para mejorar la salud y la seguridad de los trabajadores.

Desde esta agencia, que tiene su sede central en Bilbao, explican que muchos de los 600 millones de contenedores que recorren el mundo, reciben un tratamiento con pesticidas para evitar que se dañen las mercancías. “Los agentes usados para tal fin, como la fosfina (PH3), el bromuro de metilo (MeBr) y el formaldehído, poseen propiedades tóxicas o irritantes conocidas y pueden afectar a largo plazo al sistema cardiovascular y al sistema nervioso central”, sostienen. “Los trabajadores portuarios que abren los contenedores, por ejemplo durante las inspecciones aduaneras, pueden quedar expuestos a esos agentes dañinos”, considera el informe, que valora que “se ha subestimado este problema”.

El análisis que realiza el estudio determina que “a pesar de que existe la posibilidad de exposición, sólo en unos pocos casos se han aplicado medidas estándar de salud y seguridad y documentación para proteger a los trabajadores”.

El informe, elaborado como respuesta a una necesidad que fue identificada por el comité de diálogo social sectorial de la Comisión Europea, detecta, por ejemplo, que “raramente se coloca una etiqueta a los contenedores fumigados para indicar que fueron fumigados”. Señala, además, que los procedimientos de seguridad al abrir y descargar los contenedores fumigados resultan insuficientes y que tampoco se llevan a cabo las evaluaciones de riesgos adecuadas. En opinión de la agencia falta un protocolo de detección claro y normalizado para detectar residuos de fumigantes y considera que existe un déficit en la generación de informes sobre los incidentes con efectos perjudiciales para la salud.

La agencia presenta una batería de propuestas para solucionar estos problemas. Recomienda no abrir los contenedores hasta que una evaluación de riesgos determine que es seguro hacerlo. “Se podría basar en documentos de transporte o en mediciones aprobadas de la atmósfera del contenedor, si fuera necesario tras ventilarlo”, explica.

El estudio reclama la utilización de “equipos de supervisión y aplicar procedimientos de detección normalizados que sean adecuados para los contenedores fumigados. Las herramientas usadas para la detección deben poder identificar MeBr y PH3 (y, a ser posible, otros fumigantes) con la sensibilidad suficiente para detectar con precisión un nivel de, al menos, un 10 % del límite de exposición profesional”.

Además, insta a aplicar la legislación en materia de etiquetado de contenedores fumigados. “Se necesita un enfoque uniforme en todos los puertos europeos para evitar la competencia a costa de la salud y la seguridad”, sostiene el documento. El estudio también propone identificar los contenedores que podrían comportar un riesgo para la salud de los trabajadores. La agencia sostiene que es necesario “un proceso de etiquetado claro y normalizado, incluido el uso de símbolos cuando exista una posible barrera lingüística”.

En este listado de propuestas, la agencia reclama la creación y aplicación de procedimientos normalizados para la liberación de gases (reemplazar el aire) y la ventilación de los contenedores fumigados. Por último, considera necesaria la distribución de información “que contenga directrices sobre el equipo de protección personal y la evaluación de riesgos; todos los trabajadores que puedan estar expuestos a los contenedores fumigados deben poder entender la información con facilidad”.