NoticiasTransporte

Estrasburgo acuerda el principio de mismo sueldo a igual trabajo para los trabajadores desplazados

El Vigía

20 octubre, 2017

El Parlamento Europeo, listo para negociar la nueva directiva con el Consejo

El Parlamento Europeo ha alcanzado un acuerdo para aplicar en todos los Estados miembro el principio de mismo sueldo a idéntico trabajo para los trabajadores desplazados y estará listo para comenzar las discusiones con los gobiernos sobre la nueva directiva, una vez que el pleno confirme su respaldo al mandato negociador. Las nuevas reglas aspiran a mejorar la protección de los ciudadanos de la UE que trabajan en otro Estado miembro y garantizar la competencia leal entre las empresas.
El acuerdo logrado en la comisión parlamentaria de Empleo, que ahora se someterá al visto bueno del pleno, se basa en el principio de que a igual trabajo en un mismo lugar, idéntico sueldo. Los cambios afectan a la remuneración de los trabajadores desplazados, duración del desplazamiento, acuerdos colectivos y empleados de agencias de trabajo temporal. Si no hay objeciones en la sesión plenaria, los negociadores del Parlamento tendrán vía libre para iniciar las discusiones con el Consejo, que todavía no ha fijado una posición común.
SE INCREMENTA LA SEGURIDAD EN BULGARIA POR LOS ATENTADOS DE PARÍS

Un trabajador desplazado es enviado por su empleador a efectuar un servicio en otro Estado miembro de manera temporal. En 2015, había en la UE un total de 2,05 millones de trabajadores desplazados. Polonia, Alemania y Francia son los países que envían más trabajadores desplazados. Alemania, Francia y Bélgica son los principales países receptores.

Para la eurodiputada Elisabeth Morin-Chartier ha afirmado que “el acuerdo que tenemos es políticamente claro, mejorar la protección de los trabajadores y garantizar igualdad de condiciones para las empresas en el mercado interior. Hoy el Parlamento ha demostrado una vez más que siempre responderá a las divisiones nacionales con la fuerza y ​​la unidad políticas europeas”.

Según el texto acordado en Estrasburgo, “el crecimiento del mercado único ha conducido a un aumento de las diferencias salariales, creando así incentivos para el desplazamiento de trabajadores. Éstos a menudo ganan considerablemente menos que los trabajadores locales, lo que puede conducir a una competencia desleal frente a las empresas nacionales, el dumping social y la explotación de los trabajadores desplazados“.