Estabilidad en tiempos de cambio

por Karina Budinskaya
Karina Budinskaya

Jefa de la división de Benelux en Asstra

Una infraestructura desarrollada es el factor más importante de una economía prospera. El informe de competitividad global del Foro Económico Mundial incluye el análisis de este indicador y sitúa a Francia en una posición privilegiada del ranking. Un país con 12.000 kilómetros de autopistas, que desempeña un papel importante en el tráfico internacional de mercancías, conectando con Reino Unido, Bélgica, Alemania, Suiza, Italia, España, Andorra y Mónaco.

En los últimos meses, sin embargo, el sector francés del transporte y la logística se ha visto afectado por noticias negativas: las protestas de los trabajadores del transporte, relacionadas con el colectivo de los ‘chalecos amarillos’; los bloqueos en los accesos al puerto de Calais; y la incertidumbre en torno al Brexit. Este último problema es particularmente importante para Francia, ya que los principales flujos de tráfico de Europa a las Islas Británicas pasan por el puerto de Calais.

El movimiento de los ‘chalecos amarillos’ comenzó en Francia en noviembre del 2018 con las protestas de representantes de la industria del transporte por el aumento de los precios del combustible. Posteriormente, los bajos salarios y los elevados impuestos se incorporaron a las razones de las protestas y el movimiento, que comenzó en París, se extendió a otras ciudades de Francia, convirtiéndose, en ocasiones, en actos de vandalismo, con incendios, saqueos y robos.

Las acciones de estas protestas han causado un impacto apreciable para la economía francesa. Según diversas estimaciones, los daños materiales superan los 200 millones de euros. La segunda ola de protestas en marzo de 2019 ha afectado a más de 90 empresas. El movimiento, que comenzó como una protesta de los trabajadores del transporte, se transformó en acciones en toda Francia e incluso más allá de sus fronteras, uniendo a aquellos que están insatisfechos con la situación político-económica existente.

El Brexit es otra nube oscura que se cierne sobre el Viejo Continente, afectando a todos los sectores económicos, pero especialmente al transporte. Las condiciones bajo las cuales el Reino Unido se retirará de la UE aún no están acordadas. Este hecho deja un gran número de preguntas sin respuesta. Por ejemplo, los cambios en los procedimientos aduaneros han provocado graves congestiones en el tráfico del puerto de Calais. El registro de la mercancía requiere más tiempo, el personal no está preparado para los cambios y el Gobierno no ha incorporado a más trabajadores. Además, los trabajadores de aduanas han organizado sus propias protestas exigiendo una respuesta rápida de la Administración a estos problemas.

La situación en los puertos se ha deteriorado principalmente porque nadie sabe cómo terminará la situación con la retirada del Reino Unido de la UE. Muchas empresas han aumentado el número de envíos para contar con un stock de mercancías en sus almacenes y evitar complicaciones causadas por el Brexit. El aumento del tráfico de mercancías, más el complicado procedimiento en el control aduanero ha causado congestiones de atascos en los puertos. De hecho, el número de camiones hacia o desde el Reino Unido antes de la reunión del Parlamento del 12 de marzo fue tan grande que la administración del puerto de Calais tuvo que cerrarlo y algunos de los vehículos fueron enviados a áreas de estacionamiento.

Hasta ahora, los expertos en la industria del transporte y logística han observado un aumento del movimiento en este corredor. Esta situación se debe, principalmente, a las incógnitas generadas en torno a la salida del Reino Unido de la UE. Por lo tanto, el principal consejo de los expertos de Asstra para sus socios y clientes es que mantengan la calma y elijan a socios fiables.

Los expertos de Asstra prestan mucha atención a la selección de los distribuidores y gracias a la integración de los nuevos sistemas de TI, brindan a los clientes la capacidad de rastrear en líneas las mercancías en cada etapa del transporte. Durante este período de transición, Asstra recomienda dedicar más tiempo a cada una de las etapas de transporte.

Es mejor planificar con anticipación y hacer los pedidos de servicios de transporte y logística más pronto que tarde. En la actualidad, la gran demanda complica la organización del transporte a corto plazo. La recomendación final es ser paciente. El trabajo en equipo es especialmente importante en tiempos difíciles. Si trabajan juntos los clientes, el grupo corporativo Asstra y las compañías transportistas pueden manejar cualquier crisis

En Asstra-Associated Traffic AG la gestión de riesgos es un elemento importante, que ayuda a sus expertos a mantener un nivel de servicio estable para los clientes, independientemente de la situación externa. Citando al banquero Walter Riston: «Todo en la vida consiste en gestionar el riesgo, no en eliminarlo».

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies