España vota en contra de las alianzas marítimas

por María Fernanda Martínez

Antes del próximo 25 de abril la Comisión Europea (CE) deberá decidir si prolonga o no durante cuatro años más la normativa que regula las alianzas entre las navieras, el Reglamento de Exención por Categorías (REC o BER, en sus siglas en inglés, Consortia Block Exemption Regulation), vigente desde 1995. El REC permite no aplicar las normas sobre competencia recogidas en el artículo 101 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) en los casos en que las alianzas contribuyan a mejorar la distribución de los productos, fomenten el progreso y reserven a los usuarios una participación equitativa del beneficio.

Con este objetivo fue redactado el REC hace 25 años, el de aportar mejores servicios a los clientes de las navieras. Un cuarto de siglo después, la polémica normativa ha supuesto una piedra angular en la configuración del mercado que no deja indiferente a los actores del transporte marítimo español. Si bien las grandes navieras de portacontenedores no son de titularidad nacional, su modo de operar agrupadas en grandes consorcios ha influido en el modelo de negocio del sector, en la capacidad de negociación de los diferentes operadores portuarios e incluso en la estructura de los puertos.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies