España dispara el tráfico de cruceros a cotas récord

por El Vigía

Cuatro millones y medio de pasajeros, 1.990 buques, 31.233 empleos directos y una contribución de 4.252 millones de euros a la economía. La industria crucerística avanza imparable en España, que ocupa la segunda posición de Europa como país receptor de cruceristas y la cuarta como emisor, con más de 510.000 españoles embarcados al cierre del ejercicio 2017, según se desprende del último informe de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA). En concreto, Puertos del Estado cifra en 4,4 millones el número de pasajeros de crucero que recabaron en alguno de los 46 puertos de interés general del Estado durante los primeros seis meses de este año, lo cual ha representado un incremento del 23,5% respecto a los datos de 2017. Si se comparan con las cifras precrisis supone una mejora del 137,5% respecto a los 1,89 millones de pasajeros de crucero contabilizados durante el mismo periodo de 2007. Todas estas dinámicas permiten aventurar, por tanto, que esta industria seguirá avanzando para alcanzar nuevos récords a lo largo de los próximos años. De hecho, y con el objetivo de seguir impulsando este negocio, Puertos del Estado y autoridades portuarias españolas están esta semana hasta Lisboa para participar en el congreso Seatrade Cruise Med, donde los principales actores del sector debatirán sobre los grandes desafíos a los que se enfrenta el creciente mercado de cruceros del Mediterráneo.

Según las estadísticas presentadas por Puertos del Estado, los enclaves del Mediterráneo crecieron a un ritmo del 19,9% en el último año, con 2,76 millones de pasajeros, mientras que los del Atlántico peninsular, con 404.278 pasajeros, lo hicieron en un 14,8%. En la actualidad, el de Barcelona continúa siendo el puerto de mayor tránsito de pasajeros de cruceros del Viejo Continente, con más de 2,7 millones de cruceristas en 2017 y 1,25 millones en el primer semestre de 2018. Desde el ejercicio 2014, el enclave catalán ha experimentado un importante salto cualitativo. El peso de los cruceristas en tránsito ha disminuido y ha aumentado el número de cruceristas de embarque y desembarque, que son los que generan mayor impacto sobre la economía.

En el ranking europeo, al puerto de Barcelona le siguen Civitavecchia (2,2 millones en 2017) y los puertos de Baleares, que registraron 2,1 millones y 965.404 pasajeros de cruceros en 2017 y en el primer semestre de 2018, respectivamente.

De todas formas, desde el organismo portuario español atribuyen el exponencial crecimiento de este tipo de tráficos en los últimos meses a la buena evolución del negocio en el conjunto de  puertos del archipiélago canario. Así, estos enclaves experimentaron subidas superiores al 35,6% hasta el mes de junio, pasando de los 960.848 pasajeros en el primer semestre de 2017 hasta los 1,3 millones en 2018.

Si se analiza la actividad por comunidades autónomas, Catalunya, con los puertos de Barcelona y Tarragona a la cabeza, se sitúa en segunda posición en el ranking estatal en número de cruceristas por detrás de Canarias. En total, logró incrementar su actividad casi un 23%, hasta los 1,29 millones de pasajeros.

En cuanto a los enclaves de las Islas Baleares, acumularon un total de 965.404 cruceristas con un incremento del 27,8%. Los puertos andaluces, por su parte, sumaron 424.019 pasajeros de crucero, un 15,5% más que en 2017, y en la Comunitat Valenciana, Alicante, Castellón y València superaron conjuntamente los 199.000 pasajeros, con un 5% más de tráficos respecto al año anterior. A continuación se sitúan los cinco puertos gallegos, que alcanzaron los 140.271 pasajeros hasta junio, aunque soportaron un descenso del 5,9%; y en la Comunidad de Murcia, el puerto de Cartagena superó los 86.535 cruceristas. Asimismo, los datos de Puertos del Estado constatan que en el País Vasco, los puertos de Bilbao y Pasaia, registraron más de 42.875 pasajeros, un 13% más, y los dos puertos astuarianos de Avilés y Gijón alcanzaron los 13.756. Por último, Santander y Ceuta lograron un resultado semestral de 5.387 y 1.228 cruceristas, respectivamente.

España es el quinto mercado europeo que más se beneficia actualmente de la industria crucerística, con 4.252 millones de euros de contribución económica en Europa en 2017. Esta cifra representa un incremento del 12% respecto a las cifras de 2015 y se sitúa, además, por encima del 7,5% de contribución económica a nivel europeo, según la CLIA.

Esta industria supone también un importante revulsivo para la creación de empleo. En concreto, los datos que maneja la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros muestran que esta industria generó 31.233 puestos de trabajo directos, indirectos e inducidos en España, lo que representa un aumento del 9,3% en comparación con 2015 y del 28,8% en relación con los 24.248 empleos alcanzados en el primer informe de la asociación correspondiente a 2009. Además, se trata de una cifra ligeramente superior a la generada a nivel europeo, que asciende al 7,7%. En concreto, el número de empleos directos ascendió en 2017 a 12.718, un 8% más respecto a 2015, y el gasto en salarios y otras remuneraciones se cifró en 416 millones de euros, un dato un 11% superior al registrado al de hace dos años en el informe de la asociación.

“Estas cifras evidencian la creciente aportación de la industria de cruceros a nuestra economía, tanto en Europa como en España. Nuestro país alberga el primer puerto de cruceros del continente; ha escalado una plaza siendo hoy el cuarto mercado emisor de cruceristas en Europa; y es también el segundo destino de cruceros, con opciones al liderazgo”, señala el director nacional de CLIA España, Alfredo Serrano. El directivo explica, además, que en 2017 los astilleros españoles recibieron los primeros pedidos en mucho tiempo para construir de nuevo buques de cruceros.

Por otra parte, el documento de la CLIA cifra en 1.480 millones de euros el gasto directo realizado por la industria crucerística española en el último año.  El más elevado fue el relativo a los pasajeros y tripulantes, que alcanzó los 628 millones de euros, lo que representa el 42% del total de gastos de esta industria. Se trata de una partida que, además, se ha incrementado un 15% en los dos últimos años. A este gasto hay que sumar también el resto de gastos directos como los incurridos por las propias navieras cuando los buques se encuentran en puerto o los derivados de la reparación y remodelación de navíos, así como los impactos indirectos e inducidos hasta alcanzar los 4.252 millones de euros de impacto económico total.

Por su parte, las compras realizadas por las líneas de cruceros en bienes y servicios, que suponen el 34% del total de gastos, se situaron en 511 millones de euros al cierre del pasado ejercicio, un 12% más frente a los datos de 2015. Asimismo, las líneas de cruceros gastaron aproximadamente 37 millones de euros en compensaciones para los 1.200 empleados que residían en España durante 2017. En este caso, este desembolsó representó aproximadamente el 2,5% de los gastos totales de la industria de cruceros en el país.

Por último, el documento señala que los pasajeros que embarcaron desde puertos españoles realizaron un gasto medio de 154 euros, mientras que los pasajeros en escala se situaron en los 45 euros. Por lo que respecta a la tripulación que embarca en puerto español, el gasto medio fue de nueve euros, mientras que este gasto correspondiente a aquellos tripulantes en escala ascendió a 22 euros.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies