España avanza posiciones en el Índice de Conectividad Global

por El Vigía

España escala tres puestos en el Índice de Conectividad Global, presentado esta semana por el grupo DHL, que sitúa a nuestro país en la posición número 21 de este ranking global que evalúa la intensidad de los flujos internacionales y la distribución geográfica de estas conexiones.

La quinta edición de este informe vuelve a posicionar a Holanda como el país mejor conectado del mundo, seguido por  Singapur, Suiza, Bélgica y Emiratos Árabes Unidos. En el ranking de los diez primeros países, ocho están situados en Europa, lo que contribuye a convertirla en la región más conectada del mundo, en particular en lo que se refiere al comercio y los flujos de personas. América del Norte, líder en flujos de capital e información, ocupó el segundo lugar entre las regiones del mundo, seguido por Oriente Medio y África del Norte.

Una de las principales conclusiones de este nuevo informe, que evalúa datos correspondientes a 2017, es que «a pesar de las crecientes tensiones antiglobalización en muchos países, la conectividad alcanzó un máximo histórico».  «Los flujos de comercio, capital, información y personas a través de las fronteras nacionales se intensificaron significativamente por primera vez desde 2007», señala DHL.

John Pearson, consejero delegado de DHL Express

«A pesar de que el mundo continúa globalizándose, todavía hay un tremendo potencial sin explotar en todo el mundo», sostiene el consejero delegado de DHL Express, John Pearson. En su opinión, el Índice de Conectividad Global muestra que «la mayoría de los movimientos e intercambios que estamos viendo son nacionales más que internacionales, sin embargo, sabemos que la globalización es un factor decisivo en el crecimiento y la prosperidad». «El aumento de la cooperación internacional sigue contribuyendo a la estabilidad para que las empresas y los países que adoptan la globalización se beneficien enormemente», asegura Pearson.

Por su parte, Steven A. Altman, coautor deI documento, asegura que pese a este auge de la globalización, «el mundo sigue estando menos conectado de lo que la mayoría de la gente cree». «Esto es importante porque, cuando la gente sobreestima los flujos internacionales, tiende a preocuparse más por ellos. Los hechos en nuestro informe pueden ayudar a calmar esos temores y centrar la atención en soluciones reales a las preocupaciones de la sociedad sobre la globalización».

El informe muestra que a escala mundial, por ejemplo, solo el 20% de la producción económica mundial se exporta, aproximadamente el 7% de los minutos de llamadas telefónicas son internacionales, y solo el 3% de las personas viven fuera de los países en los que nacieron. DHL asegura, además, que el documento también «desacredita la creencia de que la distancia se está volviendo irrelevante». «La mayoría de los países están mucho más conectados con sus vecinos que con naciones lejanas», explica.

Las economías emergentes siguen estando menos conectadas 

El Índice de Conectividad Global continúa revelando grandes diferencias entre los niveles de globalización en las economías avanzadas y en las emergentes. Según los datos aportados por el documento, las economías emergentes comercian casi tan intensamente como las economías avanzadas, pero las economías avanzadas están tres veces más integradas en los flujos internacionales de capital, cinco veces para los flujos de personas y casi nueve veces con respecto a los flujos de información. Además, el documento observa mientras que los líderes de los grandes mercados emergentes se han convertido en grandes partidarios de la globalización en el escenario mundial, el progreso de las economías emergentes se ha estancado en términos de conectividad global.

El sudeste asiático supera las expectativas

Uno de los aspectos más relevantes del documento es el comportamiento del sudeste asiático. Los cinco países donde los flujos internacionales superan más las expectativas son Camboya, Malasia, Mozambique, Singapur y Vietnam, y cuatro de estos países se encuentran en esta región. «Los países del sudeste asiático se benefician de los vínculos con redes más amplias de la cadena de suministro, así como de las iniciativas políticas de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (Asean) que promueven la integración económica», señala DHL, que lo considera «una noticia positiva para la región, porque una mayor conexión global puede ayudar a acelerar el crecimiento económico de los países».

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies