Entran en vigor las enmiendas al convenio Solas

por El Vigía

El nuevo convenio Solas, que exige que la masa bruta de un contenedor sea verificada antes de que se cargue en un barco, entra en vigor este viernes. Las modificaciones del convenio ayudarán a garantizar que los millones de contenedores transportados en buques cada año se almacenen de manera óptima, hecho que ayuda a prevenir el colapso de las pilas de envases y recipientes que se puedan perder por la borda, posibles lesiones asociada y la pérdida de la vida, asegura la Organización Marítima Internacional (OMI). El organismo internacional cifra en 170 millones los contenedores anuales que transitan por el modo marítimo.
En 2011, la OMI, la agencia de Naciones Unidas que se ocupa de la seguridad y la seguridad de la navegación y la prevención de la contaminación por los buques, comenzó a desarrollar medidas para prevenir la pérdida de contenedores, en respuesta a las preocupaciones expresadas por los  Estados miembros y el sector del transporte marítimo tras una serie de incidentes que implicaban la pérdida de contenedores y embarcaciones.
Desarrollar nuevas medidas y profundizar en seguridad
El objetivo principal era desarrollar nuevas medidas para complementar las disposiciones existentes orientadas a la estabilidad y la seguridad de la navegación, incluyendo el embalaje seguro, manipulación y transporte de contenedores. Uno de los elementos clave en este trabajo fue la comprobación de la masa de un recipiente lleno. Esto complementaría el requisito actual para declarar el peso bruto de carga y contenedores. De acuerdo con las enmiendas a la regla VI/2, actualmente en vigor, cualquiera de los dos métodos se pueden utilizar para verificar el peso bruto de los recipientes envasado. El primer método consiste en pesar el contenedor lleno utilizando equipos calibrados y certificado. En cambio, el segundo método hace referencia a pesar todos los paquetes y objetos de carga, incluyendo la masa de los palets, de material de relleno y otros materiales de fijación y la adición de la tara del contenedor a la suma de las masas individuales, utilizando un método de certificación aprobado por la autoridad competente del Estado en que se completó el embalaje del contenedor.
Ahora bien, el remitente debe asegurarse de que la masa bruta verificada en cada contenedor lleno consta en el documento de embarque. Este documento, firmado por el expedidor o su representante, deberá presentarse al capitán o su representante, y al representante de la terminal, con la suficiente antelación para el plan de estiba nave que se elabore. Si no, el contenedor no se cargará en el buque, recuerda la OMI.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies