El uso del gas natural continúa sin despegar en el transporte terrestre y la distribución urbana

por El Vigía

El empleo del gas natural como combustible alternativo para el transporte de mercancías por carretera y la distribución urbana continúa sin calar en el sector. Así quedó de manifiesto en el I Encuentro Hispano-Luso del Gas Natural en el Transporte Terrestre, celebrado este miércoles en Madrid. La falta de infraestructuras que garanticen la recarga, así como de una flota lo suficientemente variada y competitiva en precio, o políticas armonizadas que incentiven su uso, son algunos de los obstáculos con los que se encuentra el mercado a la hora de decantarse por el gas natural en sus vehículos de combustibles alternativos.
En el encuentro, el director general de Industria del ministerio de Economía, Industria y Competitividad, Víctor Audera, aseguró que desde el Gobierno existe una apuesta clara por el impulso del transporte con vehículos de energías alternativas. En este sentido, el ministerio acaba de remitir a la Comisión Europea el plan nacional para vehículos de energías alternativas, con los compromisos de infraestructuras de repostaje que exige la Unión Europea. “No podemos olvidar que en la actualidad estamos utilizando sólo un 25% de la capacidad instalada de gas natural en España, por lo que existe un gran recorrido por delante”, detalló. Por su parte, el director general de Transporte Terrestre del ministerio de Fomento, Joaquín del Moral, destacó que, entre las medidas en las que trabaja el ministerio, destaca la de proponer crear una línea, dentro del Plan PIMA Transporte, que incentiva la renovación de flotas, centrada en incentivos a la adquisición de vehículos de gas.
En la mesa de debate sobre el uso de vehículos ligeros para el transporte de mercancías, el secretario general de UNO, Francisco Aranda, explicó que uno de los principales obstáculos que se encuentra la distribución urbana de mercancías a la hora de invertir en vehículos propulsados por gas natural es la falta de seguridad jurídica de las políticas emprendidas desde los distintos organismos y Administraciones que apoyan los combustibles alternativos. “Las empresas necesitan tener la garantía de que cuando un Ayuntamiento favorece el uso de vehículos de gas para acceder al centro de la ciudad, va a mantener la medida a lo largo de los años, ya que las inversiones son cuantiosas”, indicó.
La reducción a 30 km por hora plantea dudas  en los plazos y costes de distribución urbanaPor otra parte, detalló que para las empresas resulta muy complicado realizar una inversión en un tipo de vehículo de combustible alternativo concreto si cada Administración local promociona uno distinto. “Ya hemos reclamado al nuevo ministro de Fomento que trabaje con los Ayuntamientos para armonizar de alguna forma todo este tipo de dispares propuestas”, añadió. En este sentido, puso en valor la iniciativa del Ayuntamiento de Barcelona de poner en marcha una ordenanza supramunicipal que afecta a la distribución urbana, ya que esa armonización facilitará la inversión de las empresas en nueva flota ecológica, al poder rentabilizar mejor sus recursos. En paralelo, reconoció que no hay oferta de vehículos adaptados suficiente o, al menos, que se ajuste a las necesidades del sector. Así como la falta de una red completa de puntos de acceso para el suministro de este tipo de combustible alternativo.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies