NoticiasFerrocarril

El Tribunal de Cuentas Europeo critica la fragmentación del sistema de señalización ferroviaria

El Vigía

3 octubre, 2017

Gestores de infraestructuras y empresas ferroviarias son reticentes a estas inversiones

El Tribunal de Cuentas Europeo ha presentado un informe en el que señala que el nivel de despliegue de un sistema de señalización ferroviaria a nivel europeo “es bajo y está muy fragmentado” y lamenta que, a pesar de ello, “el sector ferroviario no cuestiona el concepto”. Los auditores observaron que numerosos gestores de infraestructuras y empresas ferroviarias se muestran reticentes a invertir en el sistema debido a los gastos que supone y a la falta de un modelo de negocio individual.

Según señala el Tribunal, el sistema europeo de gestión del tráfico ferroviario está concebido para sustituir a los distintos sistemas de señalización ferroviaria en Europa con un sistema único que permita a los trenes circular de forma ininterrumpida por distintos países y facilite la competitividad ferroviaria. Entre 2007 y 2013 se asignaron aproximadamente 1.200 millones de euros del presupuesto de la Unión para ayudar a los Estados miembros a desarrollarlo.

Los auditores evaluaron si el sistema se había planificado, desplegado y gestionado de manera adecuada, y si había una rentabilidad económica individual. Visitaron seis Estados miembros (Dinamarca, Alemania, España, Italia, Países Bajos y Polonia), incluidos en los corredores de la red en la que deberá desplegarse plenamente el sistema para 2030, y constataron que el bajo nivel de desarrollo actual se debe principalmente a la reticencia de muchos administradores de infraestructuras y empresas ferroviarias a invertir en el equipamiento debido a los gastos que conlleva y a la falta de un modelo económico individual en muchos casos. Incluso si se gestionara y orientara mejor, la financiación de la Unión solo puede sufragar una cantidad limitada del coste global del despliegue, advierten los auditores.
vías
Ladislav Balko, miembro del Tribunal de Cuentas Europeo responsable del informe,  explica que “la situación actual no sólo pone en peligro la consecución de los objetivos de despliegue fijados para 2030 y las inversiones realizadas hasta el momento, sino también la realización de un espacio ferroviario único como uno de los principales objetivos políticos de la Comisión. Además, puede afectar negativamente a la competitividad del transporte ferroviario frente al transporte por carretera”.