El transportista internacional gasta más de 5.000 euros al mes en higienizar flotas

por El Vigía

Las empresas de transporte internacional por carretera afrontan un esfuerzo económico adicional destinado a la higienizar sus vehículos pesados frente al coronavirus, con una media estimada de unos 5.000 euros mensuales por empresa para la desinfección de sus camiones. A esta cifra se suman los más de 60 euros en medidas de protección para sus trabajadores: mascarillas y guantes desechables, geles hidroalcohólicos, formación, manuales, termómetros, etc.

Entre las nuevas medidas de limpieza rutinaria se incluyen productos antisépticos seleccionados específicamente en función del material a tratar y de si está o no en contacto con la carga y del tipo de carga. En particular, solo en cabina, se higienizan los puntos principales de contacto, como volante, tacógrafo, móvil, pomo del cambio, salpicadero, apoyabrazos y asiento, ventanillas, tiradores de puertas, etc. Al término de cada jornada, se realiza una limpieza más profunda en el interior y el exterior de la cabina, con líquido desinfectante de amplio espectro, ozono o rayos ultravioleta.

Fuentes de la patronal del sector Astic insisten en señalar que el transporte por carretera es por su naturaleza un potencial vector de expansión geográfica del coronavirus y la responsabilidad de proteger a sus trabajadores y al resto de la sociedad les ha llevado a afrontar estas costosas pautas. “Lamentablemente, una de las medidas más eficaces, como es evitar que los conductores se vean forzados a realizar la carga y descarga de mercancías y palés, no está siendo seguida entre la mayoría de cargadores y receptores de mercancías, a pesar de que la Comisión Europea y nuestro propio Gobierno así lo han indicado”, señala Ramón Valdivia, director general de la organización.

La patronal del transporte internacional insiste además en que esas tareas no les corresponden a los conductores profesionales. “Emplear su tiempo en ellas es contraproducente desde muchos puntos de vista, pero especialmente ahora desde el ángulo sanitario, restando eficacia a las costosas medidas implementadas por sus empresas para proteger a dichos profesionales y evitar la expansión de los contagios entre regiones de Europa”, advierte Valdivia.

Como ejemplo, lejos de reducirse, la imposición de cargar, descargar y retornar los palés de madera continúa extendiéndose, siendo además un material nada adecuado para la perfecta higienización de los vehículos.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies