Un ministerio de Transporte para salvar el sector

por Xavier Gual

El transporte quiere una ministra. O ministro. Las elecciones del 28 de abril han puesto sobre la mesa el deseo unánime e inequívoco por volver a disponer de un interlocutor directo en el Consejo de Ministros que priorice la defensa del sector. El transporte y la logística suponen aproximadamente el 11% del PIB español y sus 200.000 empresas dan empleo a un millón de trabajadores. Son cifras más que suficientes para justificar una demanda histórica que hoy vuelve a estar sobre la mesa, si cabe con más fuerza. Tras la crisis económica que ha supuesto el cierre de miles de negocios y el empobrecimiento general de un sector clave, los últimos años se han caracterizado por una recuperación de volúmenes y tráficos que, sin embargo, no llega a los libros contables de las empresas, teñidos aún de rojo.

Las quejas del transporte son especialmente evidentes en la carretera. A finales del año pasado, el Comité Nacional del Transporte por Carretera lanzaba al ministerio de Fomento un manifiesto con 12 reivindicaciones. De estas, a día de hoy, no se ha cumplido ninguna, más allá de alguna cesión en el ROTT, una norma aprobada con cuatro años de retraso y que no gusta a casi nadie…

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies