El transporte demanda una política común europea en la lucha contra la delincuencia

por El Vigía

El transporte de mercancías por carretera asume que las estrategias policiales estatales no bastarán en la lucha contra la delincuencia de la que es víctima este sector. “Ante el carácter internacional de las bandas especializadas en estos sucesos –explican desde la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM)–, instamos a que se lleve a cabo una intervención en el ámbito de la Unión Europea, de forma que los Estados miembros establezcan políticas operativas conjuntas y coordinadas, al objeto de armonizar la actuación policial”.
El sector ha reaccionado con indignación ante la muerte de un conductor el pasado mes de febrero, cuando intentaba evitar un robo a los palets de madera que transportaba en su camión, estacionado en un polígono de Getafe. Este suceso, en opinión del Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), “debe poner
en alerta a nuestras autoridades de la necesidad, no sólo de adoptar unas especiales medidas de vigilancia y seguridad sobre el transporte por carretera, sino también de acometer la reforma del Código Penal que sea precisa para agravar las consecuencias punitivas asociadas a estos delitos cuando tienen al camión como destinatario”. Por el momento, el CNTC ha remitido una carta al ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, para que actúe ante estos delitos: “La frecuencia con la que se repiten, su progresivo incremento, así como las consecuencias cada vez más graves que se derivan de ellos, ponen de manifiesto la insuficiencia de los actuales tipos penales”.
Desde el ministerio no han emitido todavía una respuesta a estademanda. Sin embargo, los datos aportados desde Interior certifican una reducción significativa en los robos a camiones, con un total de 1.078 incidentes en 2015, que representan un 11% menos respecto al año anterior y un 45% de reducción en comparación a 2012. Esta disminución contrasta con la impresión del CNTC, que alerta de un “incremento desmesurado de los delitos dirigidos contra el camión, su carga, sus depósitos de combustible y, como consecuencia de aquellos, contra la vida e integridad de sus conductores”.
Tabla
El desfase de las estadísticas es todavía más evidente si contrastamos los datos de Interior con los aportados por la asociación TAPA (Transported Asset Protection Association), encargada de reportar este tipo de incidentes, y que únicamente ha recibido la notificación de 17 delitos en España. “Sabemos que es un porcentaje relativamente bajo de los delitos reales contra la mercancía”, admite el presidente de TAPA en Europa, Oriente Medio y África, Thorsten Neumann, que incide también en la necesidad de abordar esta problemática desde un ámbito global. “Tenemos que lograr un enfoque común para la lucha contra la delincuencia a la mercancía”. Para Neumann, disponer de una información estadística más ajustada a los datos “reales” puede ser un primer paso para avanzar en este objetivo: “Al tener una mejor comprensión de dónde se producen los delitos, los tipos de incidentes que se producen y el modus operandi de los ladrones, se podrá aumentar la seguridad de la cadena de suministro”.
La opinión es compartida por el responsable de seguridad de la consultora Llerandi y responsable del proyecto Efi-Check, Miguel ÁngeOsses, que considera clave avanzar hacia un reporte real de los incidentes. “Sería necesario una clarificación y unificación de criterios de los estudios”, advierte. “En nuestra opinión, el análisis de la siniestralidad de los robos, debería ir aún más allá e incluir también información de intentos de robo que se hayan quedado en intentos, pero que producen daños aunque éstos no sean denunciados ante la autoridad competente”, explica Osses. “Una lucha coordinada es absolutamente necesaria. En primer lugar, hay que dimensionar el problema y en segundo, dotar de los medios necesarios para combatirlo”.
Supervivencia en ruta: controles y engaños en las carreteras catalanas
Los datos que proporcionan desde Llerandi evidencian que el problema es mucho mayor de lo que muestran las estadísticas oficiales. “Durante 2015, un cliente de Llerandi, de tamaño medio, ha sufrido más de 300 situaciones de robo. Si extrapolamos este dato a lo que pueda estar ocurriendo en los operadores de primera línea, las situaciones de peligro de robo se multiplican”.
A esta circunstancia se suma otra preocupación, según el informe de TAPA, que denuncia el creciente número de ataques violentos contra los transportistas. “Ha aumentado la intensidad de los siniestros, puesto que se producen mayores daños y los robos son de mayor calado”, coincide en señalar Miguel Ángel Osses. “Hoy por hoy, parece que los robos son orquestados por delincuentes más organizados y que trabajan en grupos, por bandas criminales especializadas en robos y con menos escrúpulos a la hora de valorar los riesgos de enfrentarse a una mayor condena.

Los transportistas intensifican su inversión en sistemas de seguridad

Las empresas especializadas en transporte de mercancías han incrementado en los últimos años la precaución para evitar los robos a las mercancías y, ante la escasez de una red de aparcamientos vigilados en las carreteras, los expertos en seguridad y abogados especializados en el sector instan a los transportistas a continuar mejorando los sistemas de seguridad. La presión para el sector se agudizó todavía más cuando el Tribunal Supremo emitió, a finales del año pasado, una sentencia que determinaba que el robo de la mercancía no excluye la responsabilidad del transportista.
Para la directora del área de derecho de Transporte y Logística en IMB Grup, Cristina Paloma Martí, la responsabilidad que recae sobre los transportistas es excesiva, teniendo en cuenta la falta de parkings seguros. “La diligencia profesional de cuidado y seguridad que se exige al transportista es equiparable a adoptar todas aquellas medidas necesarias para evitar el robo, y las áreas de aparcamiento y descanso especializadas en España son escasas, inseguras, sin las medidas y dispositivos de seguridad y control exigidos por los tribunales y las compañías aseguradoras ante el robo de mercancía, con dificultades para su localización y con un nivel de servicios deficiente o inexistente”.
Mientras las administraciones no mejoren estas infraestructuras, desde Tyco Integrated Fire & Security, empresa especializada en soluciones de seguridad, el directivo de High Security Manuel Latorre recomienda a las empresas de transporte la instalación de dispositivos de localización GPS de los vehículos, así como instalación de sistemas de alarma conectados a una central receptora que transmiten la señal en caso de intento de robo o sabotaje, o cuando un vehículo está parado durante un tiempo determinado. Para los almacenes, Latorre recomienda la instalación de sistemas de seguridad perimetral, un circuito cerrado de televisión, alarmas y control de accesos para empleados, “muy importantes en la actualidad, porque gran parte de los hurtos que se producen en las empresas de transporte se generan a través del personal propio que trabaja dentro del almacén”. Latorre destaca también los sistemas de parcel tracking, que se están convirtiendo en una tendencia en la paquetería, ya que permiten un seguimiento del producto desde su entrada al almacén hasta su salida, a lo largo de todo el recorrido.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies