NoticiasCarretera

El transporte de vehículos por carretera en España aumenta un 8% hasta 1,4 millones

El Vigía

27 julio, 2018

Sin embargo, el tráfico internacional retrocede un 1,9%

La novena edición del informe Valoración de la logística de vehículos por carretera de Anfac revela que en 2017 el transporte nacional de vehículos por carretera creció un 7,9% respecto a 2016 hasta superar 1,4 millones unidades. Este crecimiento, que se asemeja al que experimentaron las ventas de vehículos en el mismo año (7,7%), pone en valor la importancia de este medio de transporte para abastecer a la red de concesionarios en España. Así, en 2017 se han utilizado más de 176.000 y 92.000 camiones para la distribución nacional e internacional, respectivamente. En el computo total del año se aprecia una caída del 6% de camiones (268.000 unidades) y un ligero retroceso del 1,9% en el número de vehículos transportados (2.175.000), lo que se traduce en un incremento de la productividad del transporte de vehículos por carretera.

 

Según estos datos, los 14 fabricantes asociados a Anfac participantes en el informe han mejorado su valoración respecto a este modo de transporte otorgando una puntuación de 3,8 sobre cinco a las empresas transportistas. La mejora en los servicios de recogida; la valoración de daños de los vehículos y la proactividad de los conductores a la hora de identificar posibles mejoras durante el proceso, son los principales aspectos que destacan del transporte por carretera por su buena evolución el pasado año.

Además, valoran “muy positivamente” el elevado compromiso de los distintos operadores para prestar un servicio de calidad y adaptarse a las necesidades de las marcas. En cuanto al transporte internacional, en 2017 cayó un 16,1% hasta situarse en 762.000 unidades. Todo ello, pone de manifiesto, según la Asociación de Fabricantes de Automóviles y Camiones, la necesidad de un marco legislativo homogéneo. Por ejemplo, reclaman que se permita la circulación de megatrucks o camiones a una altura de 4,5 metros entre los Estados miembro, o en relación con las normativas de conducción, que tengan los mismos tiempos de descanso, “entre otros aspectos que dificultan el transporte internacional”.

En cuanto a la valoración, se mantiene estable respecto a 2016 con 3,9 puntos sobre 5, por lo que continúa por encima de la valoración del transporte nacional, aunque con menores diferencias entre ambos. Para el transporte internacional, los aspectos mejor valorados son el servicio de recogida de la carga; la manipulación de documentación, la disponibilidad de una red de agencias en el exterior y la mejora en la calidad de las entregas. Se señalan con oportunidad de mejora: la introducción de sistemas de información, mayor flexibilidad en los destinos y puntualidad y fiabilidad en la entrega.