NoticiasMarítimo

El tráfico del puerto de Málaga aumenta un 27% en 2016

El Vigía

3 febrero, 2017

El enclave mueve 2,9 millones de toneladas a lo largo de 2016

El puerto de Málaga ha registrado un tráfico de 2,9 millones de toneladas en 2016, experimentando un aumento del 26,5% en relación a los datos alcanzados en 2015. La reorientación del recinto portuario, mediante la apuesta por los tráficos agroalimentarios y la búsqueda de nuevos modelos de negocio, así como el desarrollo de estrategias comerciales para fomentar la importación y exportación ha sido “clave” para la potenciación de los tráficos durante el último ejercicio, explican desde el puerto andaluz.

El tráfico de graneles líquidos ha repuntado un 58,7%, con un total de 167.832 toneladas. La actividad de la terminal de combustible gestionada por Oil Distribution Terminals contribuye a este incremento ya que la compañía ha movido 103.163 toneladas, lo que supone un 61,4% del total de tráfico de granel líquido en el recinto portuario.

El tráfico de graneles sólidos, por su parte, ha alcanzado 1,7 millones de toneladas, con una subida del 27,5%. La apuesta por el ámbito agroalimentario ha fomentado el movimiento de este tipo de granel.

En cuanto al tráfico de vehículos, éste ha mejorado un 14,2%, al pasar de 49.995 a 57.078 unidades transportadas. Asimismo, el tráfico de contenedores muestra un incremento del 36%, con un total de 476.510 toneladas.

Resultados económicos

En cuanto al informe sobre las cuentas de pérdidas y ganancias, la Autoridad Portuaria de Málaga ha generado unos ingresos de explotación de cerca de 18 millones de euros, obteniendo un beneficio del ejercicio correspondiente a 1,5 millones de euros.

El buen resultado del ejercicio 2016 está motivado fundamentalmente por un incremento del 8,4% en los ingresos de explotación y, muy especialmente, por una reducción de los gastos de explotación que alcanzan el 6,5%.

Tras el balance del ejercicio 2016, en 2017 la autoridad portuaria centrará sus esfuerzos comerciales en la consolidación de los tráficos existentes, la captación de nuevos tráficos y una mayor interacción con las empresas pertenecientes al hinterland portuario. Estos objetivos pretenden “impulsar la actividad, así como los proyectos ligados a la industria y la logística”, explican desde el puerto malacitano.