NoticiasFerrocarril

El sector empresarial confía en que 2018 será un “año clave” en el avance del Corredor Mediterráneo

El Vigía

14 noviembre, 2017

Las Asociación Valenciana de Empresarios examina en La Encina el desarrollo de esta infraestructura

El ejercicio 2018 será “clave” en el avance del Corredor Mediterráneo. Así lo puso de manifiesto el sector empresarial durante una jornada organizada por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) en La Encina, a la que también acudieron multitud de organizaciones de la sociedad civil. Se trata del segundo chequeo semestral de 2017 y coincide con el primer año de la puesta en marcha del canal de comunicación www.elcorredormediteraneo.com

En primer lugar, desde el sector consideran que a lo largo del próximo año todos los tramos que actualmente están en estudio deberán pasar a fase de licitación o de obras, condición indispensable para que los plazos se cumplan. En segundo lugar, comentan que desde el canal de comunicación se va a evolucionar la estrategia desde el canal de comunicación en dos líneas. Por una parte, asegurar que la sociedad civil, la ciudadanía, se implica más en la reivindicación de la infraestructura y, por la otra, trabajar para que el diseño inicial, el que fue aprobado por Europa -que prevé una doble plataforma en ancho internacional desde Algeciras a la Frontera francesa-, se ejecute para lo que será necesaria más presencia en Europa y un incremento del control sobre las próximas actualizaciones que, desde España y nuestro Gobierno, se eleven a Europa en relación con la infraestructura.

Durante el encuentro se analizaron también algunos de los cambios, avances y previsiones en las distintas comunidades en comparación con el primer chequeo llevado a cabo en julio.

Foto: AVE

Foto: AVE

En el caso de Catalunya, desde AVE indican que desde el anterior chequeo del 20 de julio que tuvo lugar en Valencia, no ha habido grandes cambios con respecto a las obras en esta comunidad. A este respecto, únicamente destacan el tramo que está en fase de proyecto entre Barcelona y su conexión con Llagosta, el cual será cofinanciado por la Unión Europea. “A pesar de que en estos seis meses no ha habido grandes novedades, Catalunya, en base a nuestras estimaciones, sí que cumplirá con el objetivo provisional de tener conexión en ancho internacional en 2018 -2020“, aseguran desde AVE.

En cuanto a la Comunidad Valenciana, señalan que el tramo del Corredor Mediterráneo que transcurre por la comunidad ha conseguido un avance en fase de licitaciones con respecto a la anterior situación. Por un lado, se publicó la licitación para el estudio del ancho internacional y alta velocidad para el tramo de Castellón-Valencia, así como para el eje pasante de la estación central de Valencia. También el tramo que conecta el Aeropuerto del Altet (Elche) y la estación de AVE de Alicante que está también en proceso de estudio para analizar su viabilidad.

Por su parte, Murcia ha conseguido un impulso en cuanto al proyecto de licitación de los tramos pendientes con Almería. De hecho, en el mes de agosto se anunció la licitación de todos ellos, lo que supondrá tener una conexión de ancho internacional con Almería en el año 2023. Además, el pasado día 3 de noviembre el consejo de ministros aprobó el proyecto complementario para la primera fase del soterramiento de Murcia por un importe de 16,9 millones de euros, lo que permitirá llevar a cabo esta fase sin interrupción.

Por último, en Andalucía se han producido importantes hitos en la sección del Corredor Mediterráneo que unirá a Andalucía con Europa. Según indican desde AVE, por un lado, se ha anunciado la adjudicación de los proyectos de todos los tramos que unen Murcia con Almería y el anuncio de la adecuación de la vía única entre Almería y Granada, convirtiéndola en ancho internacional, con electrificación y ERTMS y también la adecuación mediante tercer carril y electrificación de la vía entre Algeciras y Antequera. Todas estas actuaciones estarán en funcionamiento en el año 2023; no obstante, y a pesar de estos anuncios Andalucía, sigue siendo el tramo más olvidado del Corredor Mediterráneo.