El sector del acero exige flexibilizar las normas sobre transportes especiales

por El Vigía

La industria del acero reclama una mejora de la regulación de los transportes especiales para poder optimizar su logística. En muchas ocasiones, el sector se ve obligado a solicitar la misma autorización a cada una de las provincias o comunidades autónomas por las que discurre la operativa para poder realizar el transporte de su mercancía. Esto eleva la carga burocrática y dificulta la optimización de los tiempos y costes.
Las problemáticas que encuentra la industria del acero y los productos siderúrgicos con la normativa de transportes especiales se centra, especialmente, en el caso del transporte de productos más largos de lo habitual, ya que son los que necesitan de autorizaciones concretas. “En nuestra opinión –manifiesta Andrés Barceló, director general de la Unión de Empresas Siderúrgicas (Unesid)–, se debe reducir al máximo la casuística de permisos específicos. Lo más idóneo sería optar por soluciones lo más genéricas posibles”, explica. El objetivo de esta propuesta sería minimizar la burocracia asociada a estas autorizaciones.
Por otra parte, Unesid reconoce que una de las medidas que debe afrontar el sector del transporte por carretera español es el aumento de la capacidad máxima de los camiones a 44 toneladas. “La reglamentación sobre la masa de los camiones ha quedado obsoleta en comparación con los cambios realizados en los países vecinos. Los productos siderúrgicos tienen una elevada densidad y, en bastantes ocasiones, también longitud. Ahora que la tecnología lo permite, necesitamos transportar, al menos, las mismas cantidades que nuestros competidores europeos para no perder competitividad”, señala Andrés Barceló.
En este sentido, Unesid insiste en que las empresas del sector siderúrgico, presentes en nuestro país, pero también en el resto de Europa, “no entienden por qué cruzando la frontera con Francia o Portugal no pueden contratar al camión con más carga”. “Esta propuesta está avalada técnicamente. Hasta el momento, no hemos recibido ninguna contra-argumentación técnica o económica sobre su idoneidad”, apunta el director general de Unesid. En este sentido, detalla que, tal y como refleja un estudio de Ineco, las ganancias en competitividad para todos los integrantes de la cadena de valor del transporte, por pasar las actuales configuraciones de los camiones de 40 toneladas a 44, se cifran en 471 millones de euros. “A eso, se le añade el beneficio de ahorrar la emisión de más de 220.000 toneladas de dióxido de carbono”.
Sobre el uso de otros modos de transporte, Unesid reconoce que el ferrocarril es una gran alternativa para la industria. “El sector siderúrgico es el principal usuario del transporte por ferrocarril”, reconoce Barceló. No obstante, matiza que este modo de transporte “funciona bien sólo en tráficos estables. Para mejorar su competitividad, son necesarias mejoras en la gestión, que doten de mayor flexibilidad a la operación ferroviaria”, concluye el director general de la Unión de Empresas Siderúrgicas.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies