Tarragona renueva su compromiso en la lucha contra el cambio climático

por El Vigía

El puerto de Tarragona ha reducido la huella de carbono en un 14% durante el último año. Si en 2018 se contabilizaron hasta 2.875 toneladas de CO₂ emitidas a la atmósfera, el año pasado estas emisiones bajaron hasta las 2.492 toneladas. Según informa este viernes la autoridad portuaria, el puerto se ha adherido a los acuerdos voluntarios de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero impulsado por la Oficina Catalana del Canvi Climàtic.

A través de este programa, el puerto calcula su huella de carbono y establece unos objetivos para reducir las emisiones.
Entras las actuaciones, destaca la instalación de iluminación LED en el alumbrado público, que se sustituirán por fases y supondrán un ahorro estimado del 50% sobre el consumo actual. También la adquisición de dos nuevas motos eléctricas y el proyecto de instalación de placas fotovoltaicas en la cubierta del Museu del Port, y el aumento de la masa forestal del recinto portuario, con la incorporación de nuevas zonas verdes capaces de absorber hasta 1.405 toneladas de CO₂ al año.

La reducción de la huella de carbono ha sido posible en buena parte gracias al parque móvil. A pesar de haber aumentado los desplazamientos, se ha reducido el consumo de combustible mediante la renovación progresiva de la flota con vehículos más eficientes y menos contaminantes. Además, buena parte de la energía usada en las instalaciones de la autoridad portuaria procede de energía verde, y en un futuro próximo el 50% de la electricidad consumida provendrá de energías renovables.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies