Santander levantará un muro de cuatro metros contra la intrusión

por El Vigía

El puerto de Santander está agilizando el nuevo vallado del recinto para frenar el número de polizones que asaltan la terminal del ferri detectado en los últimos meses. También se está actualizando la red de sensores de seguridad y construyendo un recinto en la ZAL para proteger a los semirremolques no acompañados durante su espera en el enclave. El muro previsto tendrá una altura de cuatro metros y una dimensión de 10.600 metros cuadrados, ampliable a otros 10.000 metros cuadrados. La construcción se realizará en cuatro meses, una vez licitadas las obras.

Según informan desde la autoridad portuaria, una treintena de agentes de la Guardia Civil se han incorporado al plan para atajar la intrusión ilegal. El objetivo perseguido por el comité consultivo de protección de la autoridad portuaria es frenar el “incremento continuo en el número de intrusos y proteger, de esta manera, tanto a los propios infractores como los intereses comerciales del puerto”. Por el momento, las medidas adoptadas “están dando sus frutos” como elemento disuasorio, reduciendo el número de intentos de asalto al ferri.

Tras recorrer este lunes los puntos más conflictivos y comprobar cómo funcionan los dispositivos de coordinación entre los agentes implicados en el operativo contra la intrusión, la delegada del Gobierno, Ainoa Quiñones; el consejero de Transporte, Francisco Martín, y el presidente de la autoridad portuaria, Jaime González, han destacado el “alto grado de cooperación institucional para atajar el conflicto”.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies