NoticiasMarítimo

El puerto de Rotterdam cerró 2015 con 466 millones de toneladas y un crecimiento del 4,9%

El Vigía

15 enero, 2016

El puerto de Rotterdam cerró 2015 con un nuevo récord, al registrar 466,4 millones de toneladas y un crecimiento del 4,9%. Como confirma la autoridad portuaria, este incremento de la actividad está centrado principalmente en la evolución de los tráficos de petróleo. El consejero delegado del puerto, Allard Castelein, lo explicaba así: “Los bajos precios del petróleo están llevando a las refinerías a enviar grandes cantidades de crudo. Esto sucede tanto en Europa como en Rusia. No podemos olvidar que el Lejano Oriente recibe grandes cantidades de petróleo a través de Rotterdam. De hecho, hemos experimentado un crecimiento del 18% en el rendimiento de los productos derivados del petróleo”.

El tráfico de crudo aumentó un 8,1% en 2015 en el enclave, hasta ascender a 103,1 millones de toneladas, impulsado por los bajos precios del petróleo. De hecho, como explicó Castelein, el suministro y transporte de productos petrolíferos aumentó un 18% y sumó 88,5 millones de toneladas. Además, el puerto de Rotterdam también experimentó el año pasado un aumento sustancial en el tráfico de aceite, gas y diésel. El tráfico de GNL aumentó un 91,3%, lo que en términos absolutos supuso 2,3 millones de toneladas, ya que se trata de un segmento todavía en proceso de desarrollo.

Por otra parte, el tráfico de productos químicos, por ejemplo, se redujo, mientras que el rendimiento del aceite de palma y biodiésel creció. En total, el puerto movió un 10,9% más de graneles líquidos en 2015, una cifra clave, teniendo en cuenta que el 48% de sus tráficos son graneles líquidos. Por su parte, los movimientos de minerales cayeron un 0,6% hasta los 33,9 millones de toneladas y el tráfico de carbón aumentó un 1,0% hasta los 30,7 millones de toneladas.

Finalmente, el tráfico de contenedores se mantuvo estable, ya que se movieron 12,2 millones de teus, un 0,5% más que en el ejercicio anterior. En toneladas, suponen 126,3 millones de toneladas, un 1,1% más que en 2014.