El puerto de Motril aspira a alcanzar los tres millones de toneladas anuales

por El Vigía

El presidente del puerto de Motril, José García, aspira a alcanzar los tres millones de toneladas en uno o dos años. Para lograrlo, está convencido de que la estrategia comercial del enclave debe pasar por diversificar tráficos y aumentar la ocupación de la Zona de Actividades Logísticas.

García, que se puso al frente de la gestión a partir del segundo trimestre del 2019, valora de “excelente” el cierre del ejercicio “en un año de incertidumbre económica mundial e inestabilidad política en España”.  Así, el enclave cerró 2019 como el cuarto mejor ejercicio de los catorce desde que es autoridad portuaria. Con cerca de 2,8 millones de toneladas movidas, se quedo a tan solo 77.000 del mejor registro de la década.

De este total, 616.000 fueron graneles sólidos, que representan más del 22% del tráfico total. Desde el enclave atribuyen el crecimiento de los sólidos a la implantación de nuevas empresas que aprovechan la conectividad del puerto para comercializar sus productos, entre otros mineral de yeso procedente de canteras de la provincia de Granada.  “De la importancia que esta mercancía va teniendo en la estadística dan cuenta las casi 90.000 toneladas movidas en tan solo dos embarques realizados en la recta final del año, con la previsión de alcanzar las 200.000 anuales”, apuntan desde el puerto.

En cuanto a los graneles líquidos, los combustibles sumaron más de un millón de toneladas, si bien en el último año se incorporó una nueva mercancía de exportación.  “Azucarera del Guadalfeo está transformando lo que comúnmente conocemos por binazas en condensado soluble de melazas para la fabricación de piensos animales. Esta misma empresa local está trabajando para obtener el certificado de seguridad alimentaria para que el mencionado producto pueda introducirse en alimentación humana y cosmética, como cremas, snacks o salsas”, explican desde el puerto.

La mercancía general, por su parte, evolucionó en la línea de los últimos años, estabilizándose en torno a las 800.000 toneladas. Destacan los productos que viajan a bordo de los ferrys de las líneas marítimas con Melilla, Nador, Alhucemas y Tanger-Med, operadas por las navieras FRS y Armas Trasmediterránea, además de pasta de papel, elementos para aerogeneradores y la exportación de las palas eólicas más grandes que se fabrican en España, así como piezas para automóviles, entre otros.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies